martes, 30 de agosto de 2011

Homosexuales, a la conquista de más derechos en Brasil

Brasil avanza en la penalización de la homofobia y en la afirmación de los derechos de los homosexuales con la presentación en el parlamento del proyecto de Estatuto de la Diversidad Sexual, auspiciado por el colegio de abogados en consulta con la sociedad civil.

El texto a estudio del congreso legislativo nacional, que contiene 109 artículos y propone el cambio de 132 disposiciones legales en vigor, fue elaborado por expertos de una comisión especial del Consejo Federal de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), quienes recibieron en los últimos cuatro meses unas 200 sugerencias y aportes de activistas y movimientos sociales.

El objetivo principal es garantizar los derechos a la población LGBT (lésbicas, gays, bisexuales y transexuales) y amparar la libre orientación sexual, la igualdad y la identidad de género, además de la posibilidad de constituir familia, y combatir la discriminación, detalló en entrevista la abogada María Berenice Días, presidente de la Comisión Especial de la Diversidad Sexual de la OAB.

“Hasta hoy no había ninguna ley que reconociera el derecho LGBT. Hace 10 años que trabajo en esta área de derechos homoafectivos y busco reconocimiento”, agregó Días, responsable de crear el 15 de abril la comisión en la OAB, la máxima entidad representativa de los abogados de Brasil.

“Vimos la necesidad de haber una legislación amplia al respecto en este país, que ya cuenta con un estatuto para los niños, para la persona con necesidades especiales y otros, pero no para los homosexuales”, defendió la abogada.

Recordó, además, que el Supremo Tribunal Federal (STF), la más alta instancia de justicia de Brasil, reconoció el 5 de mayo en decisión unánime e histórica la unión civil de personas del mismo sexo, dándole el estatus de unión estable y de entidad familiar.

En los hechos, el fallo del STF permitió a las personas homosexuales acceder a derechos como pensión, herencia de su pareja y adopción de hijos. “Llevó una década para que finalmente llegara ese reconocimiento legal”, dijo.

Así, el miércoles 24 de agosto se concretó la primera unión civil en el estado de Río de Janeiro. Se trata del superintendente en la Secretaría de Asistencia Social y Derechos Humanos de Río de Janeiro, Claudio Nascimento, 40 años, y el oficial de la armada brasileña João Batista da Silva, 39, quienes formalizaron ante la justicia su unión estable, luego de 12 años de vivir en pareja.

“Es un marco para mi generación. Nunca esperábamos que esto fuese a ocurrir algún día. Veo como una conquista que nos garantiza más comodidad y seguridad para que podamos realizar nuestros proyectos personales”, dijo Nascimento.

Estas uniones, añadió, abren un camino para que la comunidad gay busque sus derechos. “La intolerancia aún existe, pero hoy es una gran victoria”, destacó.

Pero Días cuestiona que el parlamento aún no haya seguido el camino del reconocimiento de los derechos de los homosexuales, como lo hicieron los poderes Ejecutivo y Judicial. Por eso es que se elaboró este proyecto de Estatuto de la Diversidad Sexual, que “exalta los principios de dignidad”.

“El artículo más significativo es el que destaca el derecho fundamental a la felicidad en el ámbito público, tanto familiar, escolar y profesional. No se puede permitir más la discriminación”, arengó Días.

Junto con el Estatuto fue entregada el martes 23 de agosto al Congreso una propuesta de enmienda constitucional para penalizar la discriminación por la orientación e identidad de género, conceder licencia de 180 días por natalidad a cualquiera de los dos padres y asegurar el matrimonio homoafectivo en Brasil.

“La propuesta de enmienda se da en razón de que la unión estable pasará a ser entre dos personas y no más entre un hombre y una mujer. En la propuesta también cambiamos el término de licencia por maternidad y paternidad’ por el de natalidad, que es un cambio general más democrático y más igualitario”, destacó.

Hasta transformarse en ley, la senda aún será de muchas tramitaciones burocráticas. Sin embargo, Días dijo estar confiada pese a no haber plazos para que el estatuto sea votado en el parlamento, donde puede estar a estudio hasta dos años.

“Ahora va a ser ley, no tengo duda. Estamos movilizados para sensibilizar a los legisladores. Es un trabajo de presión y espero que sea votado en breve. Nadie creía que el Supremo Tribunal resolvería de modo tan rápido y de modo unánime el reconocer de la unión civil de personas del mismo sexo”, precisó.

El presidente del colegio de abogados, Ophir Cavalcante, destacó que el estatuto representa un hito en la historia de la entidad en defensa de la dignidad del ser humano.

“Este es un momento de mucha alegría y responsabilidad para todos nosotros, independiente de ser hombre, mujer, homosexual, gay o lesbiana, sino somos seres humanos y contribuyentes que pagamos impuestos, trabajando para que Brasil pueda mejorar y, por eso mismo, exigimos igualdad”, declaró Cavalcante durante la ceremonia de entrega del proyecto en Brasilia.

Por su parte, el presidente de la Asociación Brasileña de Gay, Lésbicas y Transexuales (ABGLT), Toni Reis, señaló que el estatuto marca un antes y un después en la legislación brasileña.

“Para nosotros significa la superación de una omisión en el sistema legal. Antes luchábamos para lograr la penalización de la homofobia y poca cosas más, pero hoy tenemos un compendio de leyes”, aplaudió Reis.

POR: MILENIO


No hay comentarios:

LinkWithin