martes, 11 de octubre de 2011

Chile: Adaptan Sangre como la Mia de Jorge Marchant-Lazcano

Adaptan al teatro premiada novela sobre homosexualidad
Desde el 20 de octubre se presenta en Teatro Mori la obra Sangre como la mía, protagonizada por Francisca Imboden.

Cuando Jorge Marchant-Lazcano publicó el libro Sangre como la mía ni siquiera se hablaba de Acuerdo de Vida en Pareja y menos de matrimonio gay. Por ese tiempo el escritor más bien quiso dar cuenta del dramático cambio que vivió el mundo homosexual en los últimos 50 años. En su libro, tres generaciones enteras se van sucediendo en el tiempo.

Hoy, cuando las reivindicaciones del mundo homosexual empiezan a tener aprobación entre la ciudadanía y el gobierno envía un proyecto de ley que regula la convivencia entre personas del mismo sexo, el director Jimmy Daccarett (Ulises o no) retoma esta novela para llevarla al teatro.

"Es interesante la mirada que Jorge hace de la historia de la homosexualidad en Chile, de cómo va mutando esa identidad en medio siglo. Desde la perspectiva de la religión, la psiquiatría y las leyes ha sido vista como un pecado, una enfermedad y un crimen. Pasaron muchos años para que se definiera como una opción y finalmente como lo que es, una condición", explica Daccarett.

La novela distinguida con el Premio Altazor 2007, alterna la historia de amor de dos generaciones de homosexuales, emparentados familiarmente. Una oculta, que habita en los años 50 y que proyecta sus pulsiones en estrellas de la época dorada de Hollywood como William Holden, Montgomery Clift y Marilyn Monroe, y otra, que cuatro décadas más tarde, puede vivir su amor abiertamente en EEUU, en convivencia con el Sida.

"No sólo habla de la homosexualidad, sino también cómo nos definimos como país a través del clasismo, el arribismo, el doble estándar, la relación con el modelo estadounidense y las fantasías de la sociedad chilena con el cine norteamericano", continúa Daccarett. "En los 90 eso llevó a la gente con VIH a asilarse en otros países para tener acceso a los medicamentos y evitar una muerte social y también real".

Para el montaje Daccarett citó a los actores Francisca Imboden, Agustín Moya, Nono Hidalgo, Guilherme Sepúlveda, Daniel González Muniz y Ernesto Orellana. También al dramaturgo Juan Claudio Burgos y al propio Marchant-Lazcano. Entre los tres construyeron una dramaturgia que permite rescatar el espíritu de una novela con demasiados saltos temporales, narradores y personajes.

El desafío del director fue condensar todo ese imaginario en el de la escena: no es realista, no hay recreaciones de la redacción de la Revista Ecran, ni de los viejos teatros de Santiago. Más bien alude a las atmósferas cinematográficas de la novela.

"Tomamos las cinco voces homosexuales masculinas y una voz femenina que se encuentran en un espacio que es un limbo, que podría ser una sala de cine, donde cuentan sus vidas en primera persona", dice Daccarett sobre la adaptación. Para él, todo el discurso descansa sobre una premisa sencilla: "Aprender a ser homosexual como forma posible de vida, leyendo los códigos históricos de las generaciones precedentes. Creo que es necesario hacer memoria para entender el presente".

POR: Rodrigo Alvarado. LATERCERA

1 comentario:

jorge pablo diaz dijo...

veremos como quedo la adaptacion al teatro!..la novela de Jorge Marchant Lazcano..es magnifica.. un verdadero lo que el viento se llevo..del mapocho gay...

LinkWithin