jueves, 27 de octubre de 2011

NÈSTOR KIRCHNER A UN AÑOS SIN EL

La muerte de Néstor Kirchner por DIARIO CLARIN
A un año de una noticia que conmocionó al país y reestructuró el poder político
El ex presidente concentró hasta último momento las decisiones políticas y económicas. Tras su fallecimiento, Cristina ganó en poder real y simbólico. Y acaba de arrasar en las elecciones. La oposición perdió a su antagonista.

Ya había tenido un par de avisos y los médicos le habían recomendado que frenara, algo que sin dudas no quiso o no pudo hacer. Pero eso no mitigó la sorpresa: hace un año, el ex presidente Néstor Kirchner sufrió un infarto múltiple que acabó con su vida y sacudió la política argentina.

Durante años y hasta ese 27 de octubre, Kirchner fue para la política su eje y gran hacedor, no solo durante su gobierno sino, también, durante los casi tres años que llevaba el de su mujer, Cristina Fernández.

Kirchner había llegado a la Presidencia en circunstancias excepcionales en 2003. El país empezaba a recuperarse de la enorme crisis económica, política y social de 2001 y 2002. Todavía sonaba el "que se vayan todos", el peso se había devaluado alrededor de un 60 por ciento y Eduardo Duhalde –presidente por decisión del Congreso- había tenido que adelantar las elecciones tras el asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

En ese contexto, Kirchner terminó segundo en los comicios del 2003, pero como el ex presidente Carlos Menem evitó el balotaje en el que se sabía perdedor, el ex intendente de Río Gallegos y tres veces gobernador de Santa Cruz llegó a la Casa Rosada con sólo el 22 por ciento de los votos que había sacado en primera vuelta.

Primero apoyado por Duhalde (los años y las diferencias los transformaron en enemigos) y acompañado durante toda su gestión por un alto crecimiento económico, Kirchner se apuró a tomar una serie de medidas que alejaran el fantasma de ese 22 por ciento: sobre todo, presionó por la renovación de la Corte Suprema, encaró la renegociación de la deuda externa en default, se alió con distintos sectores políticos –organizaciones sociales y dirigentes de otros partidos- y centró su discurso en el acompañamiento a los renovados reclamos para que fueran juzgados los crímenes de la dictadura, con gestos grandilocuentes y de fuerte contenido simbólico como cuando ordenó descolgar el cuadro de Jorge Rafael Videla que permanecía en el Colegio Militar.

Durante su presidencia repitió muchas veces que pretendía sacar al país "del infierno". La ventaja cambiaria post devaluación y la utilización de la capacidad instalada ociosa que había dejado la crisis fue acompañada por uno de los mejores períodos de la historia para los precios de las exportaciones argentinas. Con ese impulso, y teniendo a los superávits gemelos (comercial y fiscal) como piedras angulares, Kirchner cobró el rédito político del crecimiento a tasas chinas que el país experimentó casi ininterrumpidamente durante su Gobierno y el de Cristina; máxime dado que desde que forzó la renuncia de Roberto Lavagna al Ministerio de Economía, él mismo se convirtió, motu propio, en una especie de supraministro del área, uno de los roles que siguió ocupando hasta su muerte.

El combo político-económico rindió sus frutos: su Frente para la Victoria (FPV) fue primera minoría en las legislativas del 2005, y su esposa logró un claro triunfo en las presidenciales de 2007, con un 45,29% que le evitó el balotaje. Por entonces había comenzado la liturgia kirchnerista, con las primeras apariciones de la militancia juvenil de La Cámpora y los pingüinos inflables, aunque la lógica de "amigo-enemigo" que Kirchner cultivaría casi con furia durante sus últimos años recién se esbozaba, lejos de la crispación que alcanzó en 2008 con el conflicto del campo por el aumento a las retenciones –cuando vinculó a los líderes de la protesta agropecuaria con la dictadura- la estrategia de la crispación ya no se detendría.

En el Gobierno de Cristina, él siguió siendo un conductor central: asumió la presidencia del PJ, tomaba las decisiones económicas día a día, era el jefe político de hecho de gobernadores, intendentes, organizaciones sociales y dirigentes gremiales, y hasta hizo un amague de meterse en la arena internacional al asumir como titular de la UNASUR. Tanto siguió siendo el gran decisor que su muerte abrió signos de interrogación en torno a muchos de esos aspectos.

En 2009 sobrevino la derrota. Al frente de la campaña por las legislativas que se recordaran por las famosas "testimoniales" (listas con candidatos que nunca asumirían en caso de ganar), Kirchner perdió frente a Francisco De Narváez la pelea electoral por entrar en la Cámara de Diputados, en el distrito que define la política nacional, la provincia de Buenos Aires.

El fallecimiento que lo cambió todo

La Presidenta, que lleva ya un año de estricto luto en su vestimenta, ganó desde entonces en poder real y simbólico: las decisiones económicas y los diálogos con los dirigentes se descentralizaron en un conjunto de funcionarios (ministros y secretarios) que de manera a más o menos orgánica terminan reportando a ella sin intermediarios y el PJ orgánico le mostró desde entonces lealtad.

Las listas para las elecciones del 2011 terminaron de ser confeccionadas al detalle por ella y un puñado íntimo de asesores, y no fueron cuestionadas más que por unos pocos.

Hubo en el último año una transformación política en la cumbre del oficialismo basada fundamentalmente en cómo Cristina asumió las riendas del poder. Mientras en los hechos (y en la voz de algunos ministros) perduran los ejes confrontativos –como el enfrentamiento con los medios o el plantear constantemente la realidad en términos antinómicos- esa virulencia fue reducida a su mínima expresión en el discurso presidencial.

El fallecimiento del ex presidente reconfiguró además los planes electorales: hasta entonces, era casi cantado que Kirchner encabezaría la fórmula presidencial para este año, pero los hechos llevaron a que ese lugar lo ocupara Cristina, cuyo discurso más componedor resultó mucho más empático para la sociedad y le permitió mantener siempre mayores niveles de aprobación y menores niveles de rechazo que los que tenia el ex presidente al momento de su muerte.

En estas elecciones, Cristina acaba de revalidar ese poder que fue acumulando con una performance histórica con la que no solo dio vuelta la derrota política que Kirchner había prohijado en las legislativas de 2009 sino que, además, la convirtió en el tercer mandatario reelecto de la historia argentina, le dio al peronismo el récord de votos desde el regreso de la democracia y le permitió mostrar una de las mayores diferencias de la historia con respecto a sus contendientes.

La muerte del ex presidente potenció en términos políticos la figura de su viuda. Y, al mismo tiempo, dejó sin argumentos a una oposición que tenía el eje de su discurso en las críticas al que fue por años el hombre fuerte de la política argentina, sobre todo en el Peronismo Federal. La UNASUR, mientras, pasó a un segundo plano, y el Congreso sesionó poco durante un año plagado de elecciones. Hugo Moyano fue, quizás, uno de los más golpeados en términos políticos: como el mismo reconoció, tenía mejor diálogo con Kirchner que con Cristina, y hoy resiste como puede los embates de parte del Gobierno que, a su vez, le dan aire a la avanzada de otros sindicalistas que ya no lo quieren al frente de la CGT.

Hace un año, la noticia de la muerte de Néstor Kirchner, que tenía solo 60 años, conmocionó las redacciones de los medios, golpeó a sus seguidores, descolocó a sus detractores y consternó a la sociedad. Durante sus funerales, pasaron por la Casa Rosada miles y miles de personas, otros tantos esperaron por sus restos en Río Gallegos y ocho presidentes de la región viajaron para acompañar a la Presidenta.

Mientras los voceros del oficialismo presentan al kirchnerismo como una instancia superadora del peronismo, aumenta el número de monumentos, calles y centros médicos y deportivos que llevan el nombre del ex presidente: el mito y el culto a su figura crecen impulsados por un monolítico discurso oficial avalado o tolerado por buena parte de la sociedad. Cristina llega a este primer aniversario del fallecimiento de su esposo días después de recibir un impresionante respaldo en las urnas que además le dio mayoría en el Congreso para encarar una nueva etapa de gobierno.

Una figura en el recuerdo de todos.

DIRIGENTES DEL OFICIALISMO Y CERCANOS AL GOBIERNO EVOCARON A NESTOR KIRCHNER
Gobernadores, legisladores y representantes de sindicatos y organizaciones sociales destacaron el legado que dejó el ex presidente. Elogiaron su compromiso, sus convicciones, su pasión y su fuerza, como así también la defensa de sus convicciones y de los trabajadores.
Néstor Kirchner fue recordado ayer por dirigentes oficialistas y cercanos al Gobierno. Legisladores, gobernadores y representantes de sindicatos y las organizaciones civiles y sociales evocaron al ex presidente.

- Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires: “Kirchner nos dejó su proyecto, su obra, su compromiso con el pueblo y con la militancia; nos dejó su voluntad y valentía, nos dejó sus convicciones, el ejemplo de su entrega total a una causa y en especial el haber recreado en los jóvenes la vocación política y el interés por participar”.

- Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos: “Néstor pagó con su vida la transformación de esta Argentina que empezó a ser para todos”.

- Edgardo Depetri, diputado por el FpV: “Lo extraño. Una vez me llamó a las siete de la mañana y me dijo: ‘Yo estoy en la Casa Rosada haciendo avanzar la revolución y vos estás durmiendo, así no vamos a ningún lado’”.

- Fernando “Chino” Navarro, diputado por el FpV: “Néstor Kirchner fue el mejor de nosotros”.

- Carlos Kunkel, diputado por el FpV: “Los resultados del domingo los vivimos con satisfacción, pero al mismo tiempo no hubo euforia esta semana, por la ausencia de quien encabezó y diagramó este proceso. Tenemos un recuerdo y una situación afectiva muy especial, nos angustia su ausencia”.

- Pablo Moyano, secretario adjunto del sindicato de camioneros: “Kirchner le dio participación a la CGT en los espacios donde se toman las decisiones. Nos dio la oportunidad de discutir salarios en paritarias libres, restauró el salario mínimo vital y móvil, nos dio protagonismo en todos los niveles y no sacó ninguna ley en contra de los trabajadores. Tuvo el coraje de sacarse de encima al FMI con el pago de la deuda e insertó a la Argentina en el mundo”.

- Héctor Recalde, diputado por el FpV y apoderado de la CGT: “En lo personal, el fallecimiento de Kirchner es una pérdida difícil de compensar. Para los trabajadores, mayo del 2003 significó volver a la ciudadanía laboral conculcada por la dictadura y el neoliberalismo”.

- Hugo Yasky, titular de la CTA: “Kirchner vino a patear el tablero y empezó a gestar un período histórico en que los trabajadores recuperamos el derecho al salario digno, la vigencia de las paritarias y el fin de la impunidad para los genocidas. Para la CTA estos logros tienen el valor de haber sido parte de la historia de su lucha”.

- Omar Maturano, secretario general de La Fraternidad: “Kirchner era alguien que no pensaba en ningún grupo sectorial, sólo en el bien común de la gente y en la grandeza de la patria”.

- Juan Carlos Schmidt, secretario de capacitación de la CGT y líder del Sindicato de Trabajadores de Dragado y Balizamiento: “Hoy recuerdo las palabras de Hugo Moyano cuando dijo que después de Perón, Néstor Kirchner fue el presidente que más hizo por los trabajadores”.

- Silvia Vázquez, diputada por el Partido de la Concertación Forja: “Kirchner supo reconocer las tensiones históricas entre el poder conservador de las corporaciones y el poder popular y nos dejó el proyecto de país que tenemos hoy, con una sociedad comprometida y esperanzada con el futuro”.

- Juan Manuel Abal Medina, secretario de Comunicación Pública: “Néstor se salía del día a día, mirando hacia adelante, con una intensidad y una fuerza que asombraban. Era un hombre con un gran componente extraordinario que se notaba en la pasión y la fuerza con que tomaba las causas más difíciles, las que parecían imposibles”.

- Rodolfo Tecchi, director de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica: “No sólo se invirtieron más recursos, sino que se lo hizo con una orientación, para que fuera una ciencia para el crecimiento y el de-sarrollo nacional”.

- Comunidad Homosexual Argentina: “Lo recordamos por sus acciones históricas que reivindicaron los derechos de nuestra comunidad gay, lésbica, travesti, transexual, bisexual e intersexual, reconociendo la igualdad y la diversidad”.

- Secretaría General de la Unasur: “La mediación de Kirchner fue clave en en el conflicto entre Colombia y Venezuela”.

El reconocimiento de los opositores

El aniversario del fallecimiento de Néstor Kirchner generó una serie de reacciones diferentes en la oposición, aunque todos encontraron cosas positivas en la figura del ex presidente. Desde el PRO cultivaron el estilo conciliador y reconocieron la recuperación del “rol presidencial” y “la militancia política”, mientras que desde el Frente Amplio Progresista rescataron “la férrea conducción en momentos difíciles”. Por la Coalición Cívica, el diputado Adrián Pérez remarcó aciertos como la renovación de la Corte Suprema o la nulidad de las leyes de obediencia debida y punto final y criticó “episodios de corrupción” y el “deterioro institucional”. Desde la UCR, el titular del Comité Capital, Carlos Más Vélez, señaló que “impuso un estilo controversial y con su particular liderazgo marcó su época”.

- Mauricio Macri, jefe de Gobierno porteño: “Rescato de Néstor Kirchner que recuperó el rol presidencial y, aunque no esté de acuerdo con sus formas, también dedicó su vida a la militancia política”.

- Adrián Pérez, diputado nacional por la CC: “Existen aciertos a destacar, como la renovación de la Corte Suprema de Justicia y la nulidad de las leyes de obediencia debida y punto final. Al mismo tiempo ocurrieron graves episodios de corrupción en su gestión que siguen impunes y un proceso de deterioro institucional que le ha provocado daños graves al país”.

- Alfredo De Angeli, titular de la Federación Agraria de Entre Ríos: “La política perdió a un líder y, más allá de las diferencias que tuvimos, no dejo de reconocer que a mucha gente le hizo bien. En 2003 estuvimos charlando, hablamos de una política diferenciada para pequeños y medianos productores, de una ley que regule la extranjerización de tierras y del endeudamiento del Banco Nación”.

- Carlos Más Vélez, titular del Comité Capital de la UCR: “Fue un actor relevante de la democracia argentina recuperada hace 28 años. Impuso un estilo controversial y con su particular liderazgo marcó su época. Como Alfonsín o Menem, dejó su impronta. Se puede estar o no de acuerdo con sus modos de conducción política o sus prácticas, pero lo que no se puede es negarlas”.

- Federico Pinedo, jefe del bloque de diputados PRO: “Le reconocemos a Kirchner haber reconstruido el orden desde el poder y haber revalorizado la política. Disentimos en el punto de que para nosotros es muy importante el respeto a las instituciones y a la ley, mientras que el ex presidente veía a la política como voluntad de poder”.

- Jaime Linares, senador electo por el FAP: “A pesar de los defectos y errores, Kirchner tuvo una férrea conducción en momentos difíciles. A partir del 2003 generó un estilo de hacer política importante y jerarquizó la figura presidencial. La Presidenta y su esposo funcionaron como un dúo y, por su muerte, la jefa de Estado tuvo un perfil más definido que le ha permitido realizar una importante elección. Nosotros tenemos otro estilo. Kirchner construyó un sistema alrededor del Estado central que se convirtió en peligroso”.

POR:Javier Rodríguez Petersen POR DIARIO CLARIN
RECUERDOS: PAGINA12

No hay comentarios:

LinkWithin