domingo, 6 de noviembre de 2011

MARCHA DEL ORGULLO GAY ARGENTINA 2.011

La XX Marcha del Orgullo Gay, una fiesta y reclamo al Congreso con banderas multicolores, pidieron que se trate la ley de identidad de género.

Todo empezó hace 20 años con unos pocos manifestantes, muchos usaban máscaras para no ser reconocidos. Pedían libertad, igualdad y visibilidad . Tras avances sociales como la Ley de Matrimonio Igualitario, ayer en la XX° Marcha del Orgullo Gay una multitud alzó las banderas multicolores de la diversidad para exigir ¡Ley de Identidad de Género Ya! Fue una fiesta de contenido político aunque, como todos los años, hubo camiones convertidos en discotecas rodantes y mucho color.

“En la primera marcha apenas teníamos un megáfono –recordó César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina. Y hoy éste es el mayor acto público de nuestra comunidad. Hace veinte años pedíamos visibilidad. Desde entonces, cada cosa que conseguimos fue titánica. Hasta tuvimos que reivindicar poder usar la palabra ‘orgullo’, porque nos decían que no había motivos de orgullo en ser gay o lesbiana”.

Las actividades empezaron a la tarde, en Plaza de Mayo, con una feria con productos alusivos , como stickers con dibujos de familias igualitarias. Mientras, preparaban las carrozas. Desde una sonaba Virus con “Hay que salir del agujero interior...”. Y al mismo tiempo, el camión K de La Cámpora propalaba la marcha peronista .

Este año, la consigna abogó por una ley para que las personas con una identidad sexual diferente a la de su anatomía y nombres de nacimiento, puedan cambiar su identidad de género . Por eso, la marcha estuvo encabezada por travestis de distintas agrupaciones, con carteles con el nuevo DNI y la frase “Mi identidad es un derecho” . Algunas ya la consiguieron. Como Valeria Licciardi, una diseñadora y actriz que confió: “Gracias a un recurso de amparo, desde agosto tengo DNI con el nombre que representa mi identidad. Es difícil llevar una vida de mujer y presentar un DNI de hombre para hacer un trámite. Yo siempre tuve en claro que no necesitaba papeles para saber quién era. Pero conseguirlos es como cuando un inmigrante logra nacionalizarse en el país que eligió para vivir”. En cambio, Gabriela Abreliano todavía tiene DNI de hombre y espera la Ley de Identidad de Género para cambiarlo. “Va a ser el principio de una ciudadanía plena –contó–. Estoy haciendo el secundario y es incómodo cuando los profesores pasan lista y me llaman con un nombre que no es el mío”.

“Esperamos que el martes salga el dictamen de la reunión de las comisiones de Legislación General y Justicia de Diputados, para que la Ley de Identidad de Género obtenga media sanción este año”, se esperanzó Martín Canevaro, de 100% Diversidad y Derechos.

El otro pedido fue por los derechos de los hijos de parejas homosexuales nacidos antes de la Ley de Matrimonio Igualitario, que permite anotarlos a nombre de las dos madres o padres. Como Sabino, de cinco meses, hijo de Virginia y Paula. “Buscábamos un hijo desde antes de la ley. Y por suerte para él, llegó después, porque si hubiera nacido antes, no tendría un montón de derechos básicos”, explicaron. Esa es la situación de los trillizos de Silvina y Andrea. “Tienen 4 años y están anotados como si yo fuera su única madre. Si me pasa algo a mí, no pierden una mamá, sino a las dos”, explicó la primera. Su pareja detalló: “Mis hijos no pueden heredarme, ni puedo tomar decisiones en caso de una emergencia médica. Pero yo soy su mamá, más allá de que no figure en los papeles”.

A las 19 empezó la Marcha y una larga fila de carrozas avanzó por Avenida de Mayo. Había muchas agrupaciones, desde el Partido Obrero hasta los Putos Peronistas, que estrenaron camión, o los maestros de UTE-CTERA. Uno de ellos, Emiliano Samar, contó: “Desde el aula uno puede hacer aportes a la igualdad. Por ejemplo, respetando la identidad de los chicos sin marcársela con acciones como darles papel celeste a los nenes y rosa a las nenas”.

A la noche, ya en Plaza Congreso, fue el momento de los abucheos para Monseñor Aguer y la Iglesia Católica; los medios de comunicación que discriminan; Eduardo Duhalde, Mauricio Macri y el procurador general porteño, Ramiro Monner Sans. Después cantó Leo García. Y hubo un kissing o besada colectiva , bien visible y sin las máscaras que usaron los pioneros, en tiempos en que algunos les querían arrebatar la palabra orgullo.












POR: NORA SÀNCHEZ. DIARIOCLARIN
FOTOS: VARIOS MEDIOS
ARREGLOS ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin