jueves, 1 de diciembre de 2011

1 DE DICIEMBRE DÌA MUNDIAL DE LUCHA CONTRA EL SIDA

En todo el país se conmemoró el Día de la lucha contra el Sida
En Mendoza se organizó una campaña de concientización y se realizaron diagnósticos en el Notti y otros centros asistenciales. En Buenos Aires, la Casa Rosada y el Obelisco se vistieron de rojo.

En Mendoza, el Día Internacional de la lucha contra el Sida fue para los expertos una jornada ideal para difundir los avances y progresos en contra de la pandemia. Hoy se realizó una campaña de información y prevención en el hospital de niños Humberto Notti, a 30 años del descubrimiento de los primeros casos en Estados Unidos. En tanto en Buenos Aires, la Casa Rosada, el Obelisco y el Monumento a los Españoles se vistieron de rojo en adhesión al día.

Bajo el lema “Una prueba de vida”, la campaña se realizó en otros 12 centros asistenciales de Mendoza. El objetivo fue brindar información y acercar a la población en general las herramientas para hacerse el testeo de la enfermedad.

Se trató de una campaña de asesoramiento sobre qué es el sida, cómo se transmite y cómo se puede prevenir. Además se buscó promover el testeo, es decir, el análisis de HIV para mujeres en edad fértil que se encuentran en el hospital.

En Buenos Aires, la iniciativa fue de la Fundación Asistencial Materno-Infantil de Ayuda a Niños Carenciados y Discapacitados (Fundamind) y contó con el apoyo de Presidencia de la Nación y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Acróbatas desplegaron sobre el Obelisco una bandera de 100 metros del mismo color, ideada por la diseñadora Verónica de la Canal.

Las intervenciones urbanas que utilizaron el color que identifica la lucha contra el VIH/sida se realizaron bajo la consigna "No más chicos con sida".

"Promovemos que las embarazadas se realicen tratamientos preventivos para evitar la transmisión de madre a hijo", dijo Gerardo Mitre, presidente de Fundamind.

La Casa de Gobierno lució hoy un moño rojo "como símbolo del compromiso de la Presidencia con los derechos humanos", agregó Mitre. En Argentina hay 130.000 personas viven con el VIH, aunque dos de cada tres desconoce que es portadora de virus.

En el país se registran unos 1.700 nuevos casos por año y 1.400 personas mueren por año a causa del sida.

Aquí, unos 2.400 mendocinos conviven con la enfermedad, de los cuales la mayoría son varones. De ese total, la mitad se ha diagnosticado desde el 2005 hasta ahora, lo que muestra que no hay una disminución del número de infecciones.

Lo que sí se observa es una disminución de la mortalidad por Sida, en virtud de los actuales tratamientos, aunque estos no curan la infección sino que logran transformarla en una infección crónica.

El mayor número de personas infectadas en Mendoza son adultos jóvenes, de entre 24 y 39 años. Del total de las personas diagnosticadas, el 87% han adquirido la infección por transmisión sexual, según los especialistas.

El tener un diagnóstico temprano de la infección facilita el posterior tratamiento de la enfermedad. En la medida que el diagnóstico se hace de forma temprana y no hay una destrucción importante del sistema inmune, las posibilidades de recuperación son mayores y las personas tratadas pueden hacer una vida prácticamente normal.

El titular de la ONG insistió en "la efectividad de estrategias como el ofrecimiento del test (prueba) a las embarazadas, profilaxis con antirretrovirales y sustitución de la lactancia, para evitar el contagio perinatal".

Sumó "la necesidad de fortalecer la prevención de la transmisión por vía sexual en adolescentes y jóvenes".

EN MENDOZA:

El 71% de los casos de Sida en la provincia está en el Gran Mendoza. Todos los departamentos presentan infectados. Cada vez más mujeres jóvenes se contagian y disminuye la transmisión por vía sanguínea.

ran Mendoza concentra la mayor cantidad de infectados por VIH. En los centros urbanos regionales vive el 71 por ciento de los afectados de la provincia, particularmente en Capital, Las Heras y Guaymallén, donde hay 1.166 casos, el 48% del total registrado. En un segundo plano se ubican Godoy Cruz, Maipú, San Martín y San Rafael.

Así, en Mendoza se reproduce el perfil típicamente urbano de la enfermedad, tal cual ocurre en la mayor parte del mundo.

Esto no está relacionado solamente con la mayor concentración demográfica en esos departamentos, sino también con que “allí son más comunes las prácticas sexuales ocasionales”, señaló Víctor Bittar, director del Programa Provincial de Sida. Para graficarlo explicó que “en los primeros años de la enfermedad los departamentos más rurales no presentaban casos, como Lavalle, la Paz y Santa Rosa. Esto con el tiempo fue cambiando y actualmente las 18 jurisdicciones tienen enfermos e infectados”.

Esta es una de las conclusiones del informe epidemiológico 2011 que este programa dio a conocer ayer, antes del Día Mundial del Sida que se conmemora cada 1° de diciembre con el objetivo de generar mayor conciencia sobre la pandemia, que representa uno de los mayores problemas para los sistemas de salud mundiales.

Desde 1984 hasta la fecha se han detectado en Mendoza 2.424 infectados con el virus VIH, pero que no manifiestan enfermedades relacionadas; mientras que ha habido 902 enfermos de sida, que presentaron algunas de las 26 patologías marcadoras asociadas. Del total, 622 son mujeres y 1.822 varones.

En este sentido, Bittar aclaró que a partir del año 2000 “hubo un cambio de criterio de notificación; hasta ese entonces se tomaban sólo los pacientes con sida, pero como son muchos más los infectados comenzaron a tenerse en cuenta”.

Más hombres enfermos

Un dato destacado es que los varones llegan más al estadio de sida que las mujeres. Esta circunstancia se debe a que son diagnosticados en una etapa más avanzada de la enfermedad: 62 por ciento recibe el diagnóstico en el estadio asintomático mientras que en el caso de las mujeres esta proporción asciende al 77 por ciento.

La principal causa de esta situación es que las mujeres se realizan el estudio para detectarlo durante el embarazo, ya que los médicos por ley deben solicitarlo, a lo cual se suma una mayor conciencia de la necesidad de autocuidado.

Mujeres más jóvenes

Desde hace varios años se viene haciendo hincapié en que, si bien sigue habiendo una gran diferencia en la proporción de infectados entre hombres y mujeres, la brecha viene disminuyendo de la mano de una mayor incidencia entre heterosexuales, que son el 87 por ciento de los casos.

El informe consigna que “el primer caso de infección por VIH de una mujer en Mendoza se registró en el año 1988, lo que permitió establecer una relación inicial entre la cantidad de hombres y mujeres afectadas de 28 hombres por cada mujer entre 15 y 59 años. Esta relación ha disminuido progresivamente hasta 3,03 en el presente año, destacando la cada vez mayor participación de mujeres en la epidemia en Mendoza”.

Además, 94 por ciento de la población afectada por la epidemia tiene entre 15 y 59 años, pero la edad de mayor participación en la curva es entre los 20 y los 40 años. Para hilar más fino, el doctor Bittar especificó: “En los hombres es entre 24 y 35 años la edad en que hay más afectados, mientras que en las mujeres este aumento en los casos se da a partir de los 20 años, a edades más tempranas”.

Desde el comienzo de la epidemia 388 personas han fallecido en la provincia, el 90 por ciento con edades entre 15 y 59 años. En este sentido hay que tener en cuenta que gracias a los tratamientos con antirretrovirales ha logrado transformarse al sida, hasta ahora incurable, en una enfermedad crónica, pese a que el número de infectados va en aumento.

En este contexto, la educación y los controles médicos son el arma indispensable. “Es necesario que la gente y los profesionales de la salud tomen conciencia de la necesidad de incluir el análisis de detección entre los controles periódicos que se realizan”, subrayó Bittar.

Baja transmisión sanguínea

En cuanto a la transmisión sanguínea, se destaca que muestra una tendencia en baja. “Las personas infectadas por el Uso compartido de Drogas Inyectables (UDI) presentan una constante disminución desde su máximo nivel (36%) en 1990 hasta un 9.32% en el presente. Esta disminución en términos porcentuales se debe a distintos factores: uno de ellos es el creciente aumento de las personas infectadas por vías sexuales, así como a la disminución del uso de material inyectable para el consumo de drogas"”, concluye el informe provincial.

Asimismo, la transmisión de madre a hijo ha disminuido desde la implementación del tratamiento de profilaxis para embarazadas en 1996; bajó desde su nivel máximo de 6.83% en 1999 a un 2.95% del total de infectados por VIH.


POR: Verónica De Vita. DIARIOLOSANDES
ARREGLOS FOTOGRÀFICOS: ALBERTO CARRERA
PENSANDO AMIGOS

No hay comentarios:

LinkWithin