sábado, 14 de enero de 2012

CANADÀ ACLARA QUE CONSIDERA TODOS LOS MATRIMONIOS HOMOSEXUALES VÀLIDOS

Canadá dijo hoy que todos los matrimonios entre parejas del mismo sexo celebrados en el país son legales después de que ayer se supiese que el Gobierno había señalado ante los tribunales que las bodas gais entre personas que no residen en el país no eran válidas.

El ministro de Justicia, Rob Nicholson, dijo hoy durante una intervención pública que quería "dejar claro que nuestro Gobierno considera estos matrimonios como válidos".

Ayer se supo que el Ministerio de Justicia señaló, en un caso de divorcio entre una pareja de lesbianas, que el matrimonio celebrado en 2005 en Toronto no era válido porque las dos mujeres no eran canadienses, ni residían en el país y las jurisdicciones donde viven (Florida e Inglaterra) no reconocen las uniones homosexuales.

Los matrimonios entre parejas del mismo sexo celebrados entre canadienses o extranjeros que residen en Canadá, desde que en 2005 se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, seguían siendo considerados válidos.

La posición del Gobierno conservador canadiense causó revuelo porque colocaba en el limbo a unas 5.000 parejas, muchas de Estados Unidos, pero también de países latinoamericanos, especialmente México, que desde el año 2005 han acudido a Canadá para oficializar su unión.

Grupos de defensa de los derechos homosexuales y los partidos de la oposición señalaron que la decisión del Ministerio de Justicia de negar la validez del matrimonio entre extranjeros que no residen en el país respondía al deseo del Gobierno de reabrir el tema del matrimonio homosexual.

En 2004, los tribunales canadienses anularon de hecho la prohibición de celebrar bodas homosexuales al declarar que la definición clásica del matrimonio, que se refiere exclusivamente a la unión entre un hombre y una mujer, era anticonstitucional.

Un año después, el entonces Gobierno liberal aprobó una ley confirmando la legalidad de los matrimonios homosexuales, lo que abrió las puertas para que miles de parejas del extranjero acudiesen a Canadá a oficializar su unión.

El actual primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, se opuso en 2005, cuando el Partido Conservador se encontraba en la oposición, a la aprobación de la ley.

Nicholson culpó hoy al Gobierno de 2005 de la "confusión" causada.

Ayer, Harper declaró desconocer los detalles del caso pero ni él ni Nicholson aseguraron que los matrimonios homosexuales entre extranjeros no residentes en el país eran válidos.

Hoy Nicholson señaló que la ley será modificada para eliminar la "confusión" y añadió: "no tenemos el deseo de reabrir este asunto. Tanto el primer ministro como yo consideramos este debate cerrado".

POR: EFE. ABC.ES
ARREGLO FOTOGRÀFICO: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin