viernes, 6 de enero de 2012

ELECCIONES EN EE.UU. Y MATRIMONIO IGUALITARIO

Elecciones en USA: ¿Y si Obama aprueba el matrimonio gay?

Si lo hiciese antes de las elecciones presidenciales -donde aspira ser reelecto-, obviamente correría algunos riesgos. Pero claro, dado que riesgo también significa oportunidad, podría revitalizar algunos sectores de su base electoral.
Con la mirada del presidente estadounidense Barack Obama puesta en su reelección, algunos decisiones de campaña deben tomarse para re-energizar su base electoral, sugiere The Root.

Uno de sus componentes, la comunidad gay y sus aliados, se han frustrado con Obama y su postura "en constante evolución" (si bien a paso de tortuga) en lo concerniente al matrimonio igualitario. Si bien la administración Obama cumplió con su promesa de campaña sobre temas tan importantes como la derogación de la política de “don´t ask, don´t tell” (“no preguntes, no digas") en las filas militares, el hecho de no apoyar la extensión de los derechos matrimoniales al celebrado entre personas del mismo sexo sigue siendo un punto de fricción.

Dado que la economía es y será el tema esencial de este ciclo electoral, los problemas probablemente más importantes pero menos urgentes, como los derechos de los homosexuales puede pasar a un segundo plano. Pero la opinión pública respecto a la igualdad del matrimonio pareciera no tener el efecto negativo que la Administración Obama teme. Por el contrario, la opinión pública sobre el tema está muy a favor de la igualdad de derechos para con sus conciudadanos gay (término que obviamente incluye a las lesbianas) y podría dar a Obama la cobertura política necesaria para salir públicamente en apoyo de la igualdad del matrimonio.

Si el presidente Obama expresase su apoyo a la igualdad del matrimonio antes de las elecciones de 2012, habría tantos beneficios como riesgos. Seguramente muchos de sus partidarios se excitarían y revitalizarían, especialmente aquellos que sienten que con demasiada frecuencia se aleja de cualquier postura audaz para adoptar posturas pragmáticas y de lugares comunes. Por otro lado, algunos votantes que apoyan a Obama, pero todavía se oponen a la igualdad del matrimonio pueden abandonar al presidente por este tema. Eso deja al presidente con 2 opciones: apoyar la igualdad del matrimonio ahora o esperar y jugar a lo seguro, hasta ser reelecto.

Hay indicios recientes de que la posición del gobierno está evolucionando. Apenas el mes pasado, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Shaun Donovan, salió en apoyo de la igualdad del matrimonio. En una entrevista con Metro Weekly, Donovan dijo que "absolutamente" respaldada al matrimonio homosexual.

Luego vino el monumental discurso de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en la que afirmó enfáticamente que "los derechos de los gays son derechos humanos y los derechos humanos son derechos de los homosexuales" - una frase que seguramente contó con el visto bueno previo de la Casa Blanca que sabía que tal discurso coparía los titulares de los medios del mundo. Pareciera que la administración del presidente Obama está indicando que su evolución personal estaría completa. pero la pregunta es, ¿lo admitirá públicamente antes de noviembre?

Existe una creencia largamente sostenida de que Obama es partidario de la igualdad en el matrimonio pero se encuentra encerrado en el armario. La leyenda cuenta que cuando se candidateaba para el Senado por el estado de Illinois en 1996, completó una encuesta de un periódico local indicando su apoyo a los derechos de los homosexuales, incluido el de casarse entre si. En la encuesta, las respuestas tipiadas por Obama rezaban: "Estoy a favor de la legalización de los matrimonios del mismo sexo y lucharé contra los esfuerzos por prohibir tales matrimonios".

Pero para 1998, Obama ya había adoptado una opinión algo diferente sobre el tema. En otra encuesta, indicó estar "indeciso" al responder a una pregunta sobre si Illinois debía legalizar el matrimonio de personas del mismo sexo. Un peculiar cambio en su posición original, pero probablemente intensamente calculado.

Para el 2008, el candidato presidencial Obama había salido en apoyo sólo a las uniones civiles pero no al matrimonio pleno. Tal vez el ambiente en 2008 no le permitía a Obama anunciar públicamente su postura, pero tal vez el año 2012 sea diferente. Una de las primeras señales de que Obama estaba reconsiderando el asunto llegó en 2009 cuando el gobierno anunció que ya no defendería la Ley de Defensa del Matrimonio en los tribunales diciendo que consideraba que la ley era inconstitucional.

Pero un grupo aparece como un factor clave en la decisión acerca de si apoyar o no la igualdad matrimonial: los socialmente conservadores afro-americanos. Ellos mantienen un potencial de disgusto importante si el presidente Obama concede los mismos derechos del matrimonio a las parejas homosexuales. Es importante señalar, sin embargo, que una encuesta realizada inmediatamente después del cambio de postura en la defensa de la Ley de Defensa del Matrimonio reveló que la decisión no afectó el apoyo de los socialmente conservadores negros a Obama.

Al presidente Obama le gusta citar la famosa observación de Martin Luther King "el arco del universo moral es largo, pero se dobla hacia la justicia". Parece ser que tal vez Obama, después de un largo proceso evolutivo, está finalmente listo para doblar en la dirección de los derechos del matrimonio, igualitarios y plenos para todas las personas.

Después de todo, no sólo sería una medida moralmente correcta y que probablemente tenga más que ver con sus propias creencias. Sería una medida que, cambiado el status quo del pasado y tras exitosas experiencias en varios países, totalmente electoralista.

Cabe recordar que Bill Clinton llegó al poder en 1992 apelando justamente al voto gay. En aquel entonces, era su participación en el Ejercito (o mejor dicho, contra la discriminación que allí sufrían). Aquella fue una idea de su esposa, Hillary Clinton, revolucionaria para su época y que derivo en la comentada política de “don´t ask, don´t tell”.

Ahora Hillary parece fogonear similar idea política para su jefe Obama.

Porque no hay que subestimar la fuerza del colectivo gay y sus aliados, los defensores de los derechos humanos y civiles para todos. En ese sentido, Néstor Kirchner y Cristina Fernández lo supieron interpretar. Con matrimonio igualitario en Argentina, Cristina Fernández se llevó el 54% de los votos.

En su momento, Bill Clinton lo supo interpretar. ¿Se animará Obama?

POR: URGENTE 24.COM

No hay comentarios:

LinkWithin