sábado, 10 de marzo de 2012

CHILE: PIÑERA, LA LEY DEL ROCK

Waters a Piñera: 'Escuche a su pueblo. Ahora'


En una actitud muy particular, el músico envió una carta abierta una semana después de reunirse con el mandatario. Dice haber quedado "en estado de shock" tras dialogar sobre educación y conflictos sociales. Lea la misiva


La misiva fue dirigida a un locutor chileno de Radio Futura, llamado Hernán Rojas, que tiene un programa denominado "La Ley del Rock". Esa carta, de carácter abierto, se ha dado a conocer a la opinión pública.

"Sus respuestas, por decir lo menos, fueron sorprendentes. No puedo repetir toda la conversación, la cual, debo decir, fue en términos bastante cordiales pero siento que debo compartir un par de momentos de lo que me dijo", indica el autor de The Wall.

En la carta, el británico se mostró poco convencido de las explicaciones que le dio el presidente Sebastián Piñera sobre el sistema educativo en Chile y sobre el actuar del Gobierno durante las protestas sociales estudiantiles que pedían al Ejecutivo una educación pública y de calidad.

"Desde que el señor Piñera asumió el poder -de acuerdo a él- han habido más de 2.000 marchas de protesta, todas autorizadas por la presidencia. Durante estas protestas se han producido 1200 heridos sin consecuencias fatales. 1100 de estos eran policías y los otros 100 eran personas que protestaban. Mmmmmm", apunta Waters. "Cuando dejé el Palacio lo hice en estado de shock, aunque no dije nada a la prensa reunida afuera".

En la misiva, difundida por Radio Futura, Waters también agradece la acogida del público local, un regalo de la campaña Un techo para Chile -un programa de ayuda que busca financiamiento para personas sin hogar- y la reunión con la líder estudiantil Camila Vallejo.

El embajador británico en Chile, Jon Benjamin, que también estuvo presente durante el encuentro entre Piñera y Waters, ha manifestado su estupor de las palabras de su connacional. "Me siento muy sorprendido por los últimos dichos de Roger Waters acerca de su reunión con el presidente Sebastián Piñera. Estuve presente durante el encuentro y sí puedo comentar que se abordaron temas de la realidad chilena en un tono bastante coloquial y amigable, en un ambiente distendido... de ninguna manera corresponde a la percepción que yo obtuve de dicho encuentro", afirmó.


Sebastián Piñera cumple dos años de gobierno en plena crisis de poder.
 
El presidente chileno no puede controlar las incesantes protestas ni su baja popularidad. Tendrá un duro examen en los comicios municipales de octubre.

Piñera, que en 2011 sufrió 6.000 protestas en contra según cifras oficiales, ni siquiera logró mantener conectado el país las últimas semanas, luego de que habitantes de la patagónica ciudad de Aysén cerraron los caminos de acceso a su urbe.

Ni el envío de aviones con comandos antimotines, ni las amenazas de cárcel contra los movilizados impidieron que éstos ocuparan comisarías y lograran apoyo del oficialismo, la oposición y la Iglesia católica.

Las negociaciones, luego de tres semanas de conflicto, comenzaron cuando el gobierno aceptó discutir un plan mínimo de mejoras para la región a cambio del desbloqueo de caminos, proceso ya concluido.

"Esperamos poder sentarnos a conversar, no jugar al truco, y saber cuánto es lo que el Gobierno va a ceder y cuántos estamos dispuestos a recibir", dijo el pescador Iván Fuentes, líder de las protestas.

"Es muy difícil que podamos tener resueltos todos los problemas en pocos días", replicó el vocero del gobierno, el ministro Andrés Chadwick, primo de Piñera.

La situación, inédita en democracia, azuzó llamados a protestas en otras ciudades como la norteña y mineral Calama, la austral Punta Arenas y la poblada Concepción, dañada por el terremoto de 2010.

También lo hicieron grupos ecologistas y, por cierto, los estudiantes, que comandados por Camila Vallejo hicieron una huelga de siete meses por educación gratuita en 2011, con millones protestando en las calles, según un informe del Ministerio del Interior.

"El movimiento estudiantil y el conflicto en Aysén son parte de un cuestionamiento al modelo económico", opinó el sociólogo Roberto Méndez, asesor electoral de Piñera y consultor de empresas.

Pero la crisis no es sólo del presidente, pues la oposición de centro izquierda no logra obtener un apoyo de más de 15 por ciento para sus partidos en encuestas, la mitad del gobierno.

La situación, cruzada por el ingreso de 4,5 millones de votantes al padrón electoral este año gracias a un cambio legal, abre una fuerte incógnita sobre el futuro político del país, a definirse en las urnas.

Por ahora, las certezas son pocas, de hecho.

La principal es que la silente ex mandataria socialista Michelle Bachelet (2006-2010) cuenta con un apoyo del 80 por ciento, que la convierte en la más probable sucesora de Piñera, otrora su amigo.

Otra es que el sistema electoral, heredado de la dictadura del fallecido Augusto Pinochet (1973-1990) requiere cambios, pues impide la representación proporcional, admiten políticos de distinto signo.

Sin embargo, los cambios son imposibles en el Congreso debido a la oposición de la derechista Unión Demócrata Independiente, la principal colectividad del gobierno y única organización que rechaza la idea.

También está en duda qué sucederá con las regiones, cuyos líderes institucionales son nombrados a dedo por el presidente, según establece la Constitución instaurada en el régimen militar.

Piñera, uno de los 500 hombres más ricos del mundo según la revista "Forbes", dijo apoyar los cambios electorales y regionales, pero pidió consenso a sus filas, algo muy lejano aún.

Con varias candidaturas presidenciales en sus filas y la oposición, el mandatario no logra así retomar el control de la agenda política, en la antesala de las presidenciales, en las que no puede competir.

Otro elemento de la crisis, además de los problemas políticos, es la desigual distribución del ingreso, pese al crecimiento récord y casi pleno empleo que logró el gobierno, a pesar de la crisis global.

En un país con un PIB per capita por paridad de compra de 16.000 dólares, la mitad de la población vive con 3.000 dólares anuales, cifra inferior a los promedios del Congo y Angola, naciones azotadas por el sida y la guerra, según estadísticas oficiales.

¿Podrá Piñera salir de todas estas encrucijadas o deberá devolver el poder a Bachelet, la ex amiga a la que acusó de falta de liderazgo? 


ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin