lunes, 12 de marzo de 2012

VENDIMIA PARA QUIEN...?

 "Vendimia para Todos" no es de todos 

Maxi Azcurra integró el equipo de cobertura de la Vendimia gay mendocina, en una nueva edición. Ya supiste qué pasó en la fiesta, cómo fue, quiénes asistieron y quiénes no. Aquí, una opinión, una mirada.


Vendimia Gay (o su versión correcta, "Vendimia para Todos") es un espectáculo digno de ser visto. Posee un trabajo intelectual y artístico de primer nivel, es capaz de captar el interés a partir del desempeño individual y colectivo de hombres y mujeres que ejecutan a la perfección un guión habitualmente bien logrado. Pero es sólo eso, una obra.

Lejos está la probablemente festividad homosexual más grande de la Argentina de ser un acto de inclusión, pluralismo, y acción fehaciente en pos de la aceptación y la tolerancia en una sociedad conservadora.

Separándose del mensaje que se emite y es claro, no hay detrás de este evento multitudinario una política concreta para hacer de la homosexualidad una simple elección y llevar adelante una vida digna. Porqué si bien muchos gay y lesbianas tienen las posibilidades culturales y económicas para subsistir, gran parte de estas minorías sufren los golpes de la discriminación y el rechazo, hasta incluso de sus núcleos familiares.

La Reina de la Vendimia Gay es una figura decorativa, una mera ilustración. Es el engranaje necesario para darle vida a una fiesta que se apaga con la misma celeridad con la que se prende. Y muchas vidas vuelven a estar en penumbras.

El acento va en la reina, no en el rey, ya que el travesti es quien suele estar en mayor situación de vulnerabilidad. El beneficio por ser electo es de 1.000 dólares, pero entregado en dos partes. La mitad el día de la elección y la segunda mitad el día que entrega la corona. Esto se debe a que es la única atadura que tienen los elegidos para volver y entregar los atributos. Todo confiado por una “ex reina”, a quien mencionarla como de mandato cumplido sería darle demasiada entidad a un cargo que no lo tiene.

No hay actividades programadas para los “reyes”, no hay sueldo, ni eventos a los cuales acudir. Durante 365 días, sobre ellos cae el anonimato y la mayoría de los travestis continúan prostituyendose, según confiaron. La necesidad no entiende de realezas.

Gabriel Canci aseguró que Vendimia para Todos el año que viene será internacional y que hay 18 mil páginas de Internet que hablan sobre la fiesta que él produce. Se invitan figuras de la televisión y el teatro y la misma gana protagonismo año a año. Entonces, hay recursos que se están desaprovechando. Si es que interesa hacer de esta fiesta algo más que un espectáculo de luces y color.


El empuje que supone un trabajo artístico como éste es innegable y puede ser una herramienta más para que el grito de las minorías se escuche, y el silencio de aquello que avergüenza sea sólo parte del pasado. Para gestionar actividades de inclusión y acercar a aquellos que todavía dudan. Quizás ahí, la Vendimia para Todos, sea realmente una fiesta de todos.


POR: Maximiliano Azcurra. MDZOL.COM
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin