jueves, 5 de abril de 2012

GUERRA SANTA


Iglesia y la comunidad gay chilena desatan tormenta política tras la muerte de Daniel.

El enfrentamiento se da en medio de un debate sobre una Ley Antidiscriminación, días después de la muerte de Daniel Zamudio, un joven gay torturado y golpeado por supuestos neonazis en el vecino país.
La Iglesia Católica y la comunidad homosexual chilena desataron una tormenta política en medio de un debate sobre una Ley Antidiscriminación, días después de la muerte de un joven gay torturado por supuestos neonazis. "Desde el punto de vista cultural, ético y moral, (la Iglesia) es responsable" del asesinato de Daniel Zamudio, disparó el presidente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez.




La acusación, en medio del temor de sectores conservadores de que el debate parlamentario en curso anteceda una legalización del matrimonio entre personas de igual sexo, fue replicada ipso facto por el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

"El Movilh ha querido aprovecharse de una situación que objetivamente no es como ellos la presentan", fustigó el clérigo, habitual mediador en conflictos sociales en Chile.

El conflicto, en un país donde incluso el aborto terapéutico es penalizado con cárcel, estalló en momentos que el apoyo al gobierno cayó al 29 por ciento, con elecciones municipales previstas para octubre y generales programadas para 2013.

En ese marco, ambos bandos intentan influir en la aprobación final de una Ley Antidiscriminación, a la que el gobierno impuso urgencia parlamentaria tras el ataque de los supuestos neonazis a Zamudio, pese a no tener consenso en sus filas sobre el tenor de la ley.
Congresistas de gobierno y de la oficialista Renovación Nacional, la colectividad del presidente Sebastián Piñera, anticiparon que rechazarán la actual iniciativa, por no considerar la discriminación sexual explícitamente.
El mayor partido de gobierno, la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), subrayó en cambio que no desea una norma que abra espacio jurídico al matrimonio homosexual.

"No queremos una ley que abra la puerta a otras reformas", remarcó el jefe de la bancada de diputados UDI, Felipe Ward.

Sus palabras, apoyadas monolíticamente por su partido, coincidieron plenamente con la postura de la Iglesia Católica y líderes conservadores.

"Hay que considerar bien qué cosa hay bajo el sombrero de la no discriminación, porque debajo de un sombrero tan bonito y que todos compartimos pueden haber situaciones objetables", alertó Ezzati.

Red conservadora
Más aún, el abogado y dirigente de la "Red por la Vida y la Familia", Jorge Reyes, dijo lamentar la empatía de la ciudadanía con el caso de Daniel Zamudio y las demandas de la comunidad homosexual.

"En el caso de este niño Zamudio, la propia familia lo había echado de su casa y estaba en un estado etílico espantoso" al momento de ser torturado por los presuntos neonazis, alegó.
El gobierno, para el cual Reyes prestaba consultorías, optó de inmediato por desvincularlo y evitar abrir un nuevo frente.

La polémica, que en parte debiera ser zanjada con la aprobación o rechazo de la ley antidiscriminación en unas semanas, volvió a poner de esta forma los temas relacionados con los valores en el centro de la agenda política, en un país donde hace década estaba prohibido el divorcio.


POR: Agencia DPA. MDZOL.COM
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin