sábado, 5 de mayo de 2012

A SPLASH OF MARILYN. LAWRENCE SCHILLER

Una Marilyn nunca vista: apareció una serie de fotos con desnudos inéditos.
En estos tiempos en los que los cuerpos se exhiben impúdicamente a toda hora y las tapa de algunas revistas parecen diseñadas por proctólogos o ginecólogos, un desnudo de hace cinco décadas sigue causando impacto. Un desnudo parcial, pudoroso, sensual. Realizado en 1962, cuando el mundo sonaba en otra sintonía y faltaban algunos años aún para que los cuatro melenudos de Liverpool escandalizaran a medio mundo al declararse más famosos que Jesús. La piel en cuestión, la que aún hoy impacta, corresponde a Marilyn Monroe. Se trata de una serie de fotos de la eterna rubia, siempre bella, que permanecían inéditas y verán la luz en el número de junio de la revista Vanity Fair , que ayer publicó un adelanto en su página de Internet.

Posó por celos a Elizabeth Taylor
Bajo el título de “A Splash of Marilyn”, la revista muestra a Marilyn como nunca. Bellísima, saliendo de una pileta, completamente desnuda. El artículo es una adaptación de las memorias del fotógrafo Lawrence Schiller, sobria aunque algo egocéntricamente tituladas Marilyn & Me (“Marilyn y yo”). Según cuenta el fotógrafo, la estrella de Los hombres las prefieren rubias (1953) le pidió expresamente que le sacara fotos sin ropa para tratar de arrebatarle protagonismo mediático a Elizabeth Taylor. Es que parece que Marilyn no soportaba su competencia.

Schiller tenía 23 años cuando tomó las fotos de Marilyn posando desnuda, y le prometió que cuando fueran publicadas en las portadas de las revistas Elizabeth Taylor no aparecería en esas ediciones.

Marilyn había firmado un contrato de 100 mil dólares para grabar la que sería su última película, Something’s Got to Give , dirigida por George Cukor, filme del que fue despedida en muy malos términos y que nunca pudo terminarse (así, su última actuación en cine fue, vaya paradoja, en Los inadaptados , de John Huston).


Mientras, Liz Taylor cobraba por esos años un millón de dólares por su papel en Cleopatra (1963), de Joseph L. Mankiewicz, y había revolucionado Hollywood por su relación con el actor Richard Burton. Marilyn quería demostrarle al estudio con el que trabajaba, la 20th Century Fox, que era capaz de generar tanto interés en el público como Taylor. Y decidió sacarse la ropa.

Cuando Hugh Hefner, dueño de la revista Playboy , se mostró dispuesto a pagar 25 mil dólares por un desnudo de Monroe –la mayor cantidad jamás pagada hasta la fecha por esa publicación por una fotografía–, Schiller le agradeció a la actriz. “¿Ves lo que tus tetas y tu culo pueden hacer?”, le dijo, bromeando, a lo que Marilyn contestó riendo que así había conseguido ella su casa y su piscina. “No hay nadie que luzca como yo sin ropa”, afirmó ella, que a pesar de todo se sentía rechazada, según le contó al fotógrafo.

“Déjame que te pregunte, Larry... ¿Cuántas nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood tengo?”, cuestionó ella. “No lo sé”, contestó él. “Yo sí: ninguna”, se quejó Marilyn, que se cuestionaba si lo único que importaba de ella era su aspecto.

“Quiero demostrar que puedo conseguir publicidad sin usar mi trasero o sin ser despedida de una película”, le dijo la actriz, que también confesó sus deseos de ser madre, deseos que también luchaban contra el temor que le generaba la idea de tener un hijo.

Aunque Marilyn protagonizó más de un desnudo durante su carrera (ver Los otros...), en realidad siempre será recordada por sus escenas vestida. En particular, acaso su momento más célebre sea aquel de la película La comezón del séptimo año (1955), de Billy Wilder, en el que el viento que proviene del subterráneo le levantaba su blanco vestido. Una de las imágenes clásicas de la cultura popular.

El 4 de agosto de 1962, Marilyn le envió a Schiller la fotografía del desnudo que más le gustaba. “Enviásela a Playboy, les puede gustar”, le escribió. Al día siguiente fue hallada muerta por sobredosis de barbitúricos. Tenía 36 años.











POR: ANSA Y EFE.  CLARIN.COM
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA


No hay comentarios:

LinkWithin