martes, 12 de junio de 2012

ENOJO PAPAL. "REBELDES POR TOLERANTES".

El Vaticano llama a las monjas "rebeldes" de EE.UU. para ponerlas en caja

Convocó a las líderes de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas que toleran las uniones entre homosexuales y el divorcio y les exigió obediencia. Son famosas por su tolerancia y por el libro que escribió una de ellas sobre sexo.


La más conocida de todas ellas es Sor Margaret A. Farley, autora de un libro en el que defiende la masturbación y apoya la homosexualidad. Forma parte de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas (LCWR, su sigla en inglés) o las monjas "rebeldes" como se las conoce en Estados Unidos. Precisamente, hasta allí llegaron los tirones de oreja del Vaticano que convocó a sus líderes a una reunión para ponerlas en caja y exigirles obediencia.

Estas monjas estadounidenses son reconocidas por sus posiciones tolerantes sobre la unión entre homosexuales y el divorcio, entre otras cuestiones que rechaza el Vaticano.

La LCWR representa al 80% de las monjas de Estados Unidos y fueron convocadas a la reunión después de la dura condena de la Congregación para la Doctrina de la Fe por promover "temas incompatibles para la fe católica".

Las monjas de la LCWR, que cuenta con 1.500 delegadas para representar a unas 57.000 monjas, defienden la ordenación de mujeres sacerdotes y son tolerantes con los métodos anticonceptivos, la muerte digna y la unión de parejas homosexuales, entre otros temas. Para la Congregación para la Doctrina de la Fe, el temido ex Santo Oficio, todo un sacrilegio.

La relación entre el Vaticano y la LCWR es tensa hace tiempo, pero la situación empeoró luego de que la monja Margaret Farley, autora del libro "Sólo Amor. Un marco para la ética sexual cristiana", en el que defiende la masturbación y avala el divorcio, se negara a retractarse.

El Vaticano respondió con una ley marcial contra la LCWR, a la que acusó de socavar las enseñanzas de la Iglesia y de imponer ciertos "temas feministas radicales'' incompatibles con el catolicismo. Ordenó una reorganización en gran escala del grupo y nombró a tres obispos para efectuarla. Todos hombres, claro.


La semana pasada, la LCWR había rechazado las críticas que hizo el Vaticano al libro de Farley a las que tildó de "sin fundamento" y fruto de "un proceso viciado", en referencia a la investigación que le iniciaron.

Además, el Vaticano le reprocha a la organización el hecho de que no defiendan el derecho a la vida desde su concepción hasta su muerte natural.

"En virtud del derecho canónico", la LCWR "está constituida y permanece bajo la dirección suprema de la Santa Sede", recordó el vocero del Vaticano, Federico Lombardi al término de la reunión, un llamado a la obediencia y a respetar las líneas ortodoxas de la Iglesia.

En un comunicado, el Vaticano dijo que instó a la LCWR a "promover la comunión eclesial basada en la fe en Jesucristo y en las enseñanzas de la Iglesia, como fielmente han sido enseñadas por siglos". Nada de aggiornarse.

Las monjas Pat Farrell y Janet Mock, presidenta y directora ejecutiva respectivamente de la LCWR, se reunieron con el cardenal William Levada, director de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cargo que ocupara por décadas Benedicto XVI cuando aún era Joseph Ratzinger.

Las monjas aprovecharon el viaje a Roma para presentar su preocupación por la decisión del Vaticano en abril de reorganizarlas.

"Pudimos manifestar personalmente nuestras preocupaciones al cardenal Levada", indicó en un breve comunicado la agrupación religiosa, conocida por su labor con los pobres y enfermos, lo que ha ayudado a mejorar la imagen de la Iglesia católica en Estados Unidos, desprestigiada por los escándalos de abuso sexual a menores protagonizados por sacerdotes.

 

POR: Agencias. CLARIN.COM
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin