miércoles, 25 de julio de 2012

RED SOCIAL GAY "GRINDR" COLAPSA EN LONDRES

Red social gay colapsa por causa de la Olimpiada de Londres.
No sólo el espacio físico tiende a estar congestionado en Londres a medida que se aproxima el inicio de los Juegos Olímpicos. También el espacio virtual acusa el impacto de las multitudes que llegan a la ciudad sea para competir, para ver las competencias o inclusive para encontrar un par del mismo sexo.


Tal es el caso de la aplicación para celulares Grindr, una red social de encuentros gay que colapsó ante el gran volumen de demandas del servicio en coincidencia con el arribo de competidores y público, según informa en su edición digital la publicación People, del grupo inglés Mirror.

El principal servicio de esa aplicación es informar a sus usuarios la localización próxima de potenciales compañeros homosexuales. Expertos consideran que el arribo de los equipos olímpicos trajo a la ciudad una gran cantidad de nuevos usuarios y que fue ello la causa de que el servicio quedara fuera de línea en la región este de Londres, reporta Keir Mudie en la publicación.

"Esto (la caída de la red) ocurrió ni bien comenzaron a llegar los equipos, lo que nos lleva a pensar" que hay una relación directa entre ambos hechos, le dijo un londinense a la revista.

El servicio fue lanzado en 2009 y funciona en los tres sistemas operativos más populares de teléfonos celulares (iOS, Android y BlackBerry). Datos de la compañía indican que Londres es la ciudad con más concentración de usuarios, llegando 350.000. El sitio se autopromociona como un pasaporte para encontrar "una nueva cita, un compañero o un amigo".


QUE ES GRINDR..?

Aunque parezca un delirio de cómodos y ansiosos, el GPS gay es una realidad. Hace un año salió al mercado una aplicación que permite localizar los candidatos disponibles más cercanos con sólo hacer un click en el celular. Entre el chateo y el delivery sexual, este nuevo atajo de la tecnología, que bastante les debe a científicos perseguidos por homosexuales durante la Guerra Fría, impone un modo de pensar las relaciones, el sexo, los códigos de cortejo. Y esto no sólo dentro de los límites del universo homosexual.



Quién le habría dicho a Arthur Clarke que su “idea imposible” no sólo iba a estar en todos los taxis del siglo XXI sino que además entre sus aplicaciones contaría con el localizador “de hombres gays, afines, bi o curiosos” conocido como Grindr que desde su irrupción en el mercado en marzo de 2009 (accesible y gratuito tanto en I Pod como en Blackberrys) cuenta con un millón de usuarios repartidos en 162 países a los que se le van sumando, en cuanto se enteran, 2500 hombres día por día. Un buscador de candidatos, tan discreto como efectivo, que te avisa a cuántos metros, cuadras, centímetros hay alguien (el que está más cerca aparece primero) dispuesto a conocerte (“conocerte es cogerte”, parece que hay un dicho).

El mecanismo es el mismo que el de GPS: al conectarse, se abre el mapa sólo que además de las coordenadas geográficas aparecen unos puntitos rojos, uno por persona conectada. Un puntito, un hombre solo que espera, dos puntitos, pareja que espera, cuando son multitud, el radar tal vez esté anunciando algo más gordo: boliches, conferencias, fiestas de casamiento... Ideal para cuando se llega a un lugar donde no se conoce a nadie, ideal para probar suerte en el momento que menos chance tiene. Ya no hay que preguntar ni conocer la contraseña: el mapa canta.

Al hacer click en uno de los puntos, aparece la foto y esos datos básicos que la lógica ciber instauró como decisivas (edad, altura, peso, y las opciones pasivo, activo o versátil). La posibilidad de bloquear puntos molestos viene incluida. Pero si todo está bien, inmediatamente se produce un breve chat para concretar el encuentro y entonces Grindr no tiene más que hacer aquí, lo ha guiado a usted hasta su punto de destino.

Si bien se trata de un efectivo facilitador del cruising, visto en términos románticos y hasta filantrópicos, el invento también ofrece a los solos, los perdidos y los únicos un mapa de la situación. Una imagen panorámica hace de un pueblo un mundo.


POR: MUNDOG  /  TARINGA.NET  / TERRA.CL
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin