viernes, 17 de agosto de 2012

DAVID RICHARDSON, LEGISLADOR ELECTO GAY DE LA FLORIDA

David Richardson de Miami Beach es el primer legislador gay de Florida. Richardson dice que los electores lo votaron por su experiencia y no por su orientación sexual.

“El tema más importante para mí es la educación”, dice David Richardson, el nuevo representante estatal de Miami Beach.

David Richardson, de 55 años, auditor forense y novato en la política, afirma que se siente cómodo con haber hecho historia en la Florida en la noche de las elecciones.

“Soy el primer legislador abiertamente gay en la historia de la Florida. Y siempre lo seré”, dijo Richardson, quien derrotó el martes a otros tres candidatos para representar el Distrito 113 de la Cámara en Miami Beach.

Richardson creció en Orlando, sacó sus títulos de bachillerato en Biología y Contabilidad en la Universidad Central de la Florida y una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Tampa. Tras empezar como auditor del Pentágono en Tampa por $10,000 al año, entró en lo que actualmente es Ernst & Young. En 1993, él abrió su propia consulta de CPA (Contador Público Certificado). Asuntos de trabajo lo trajeron a Miami Beach en 1995 y se hizo residente permanente de la misma en el 2001.

“Muchas veces pensé en participar en el gobierno estatal o ayudar de alguna manera. Decidí que este puesto iría a parar a un novato y que era posible que alguien con mi historial pudiera ganarlo”, dijo. “Mi historia es completamente la del sueño americano”.

Su padre era chofer de taxi y trabajador de fábrica, y su madre trabajó en una planta empacadora de carne.

Ahora, Richardson dice que está lo suficientemente cómodo financieramente para invertir en compañías nuevas y trabajar como perito cuando lo desea.

“Me propongo dedicar la parte más importante de mi tiempo a ser un legislador estatal de la Florida”, dijo.

Richardson, quien ganó el 33 por ciento de 9,458 votos emitidos en la primaria demócrata, derrotó a Waldo Faura Jr., un liquidador de seguros y activista; Adam Kravitz, abogado y empresario que es uno de los fundadores del popular website judío de citas JDate.com; y Mark Weithorn, esposo de la comisionada de la Ciudad de Miami Beach Deede Weithorn. No hay ningún republicano que aspire al puesto.

Hasta esta temporada de elecciones, la Florida era uno de 17 estados “con ningún legislador abiertamente gay”, dijo Denis Dison, portavoz del grupo nacional Gay & Lesbian Victory Fund, una de varias organizaciones de derechos para los gays que apoyaron a Richardson. Los demás grupos fueron Equality Florida, Florida Together y SAVE Dade, los cuales invirtieron alrededor de $50,000 en la campaña de Richardson.

Richardson podría verse este año en Tallahassee en compañía de otros legisladores gay: los demócratas Ian Whitney de Cayo Hueso, Joe Saunders de Orlando y John Álvarez del condado Brevard, además del republicano Scott Herman de Wilton Manors estarán en la boleta en las elecciones generales de noviembre.

“Tengo muchas esperanzas de que habrá un grupo LGBT”, dijo Richardson, quien dijo durante su campaña: “No quiero que la gente vote o deje de votar por mí porque soy gay. Sólo quiero que la gente mire mi historial”.

Richardson, quien es soltero, dijo que él y sus voluntarios “hicimos un tremendo trabajo de campo”, y que para la noche del lunes habían tratado de tocar 15,092 puertas.

“Y no hay ni una persona en este distrito tan diverso que me haya cerrado la puerta porque son gay”, dijo. “Las personas de este distrito querían elegir a la persona mejor calificada. Ni una sola persona me preguntó acerca de mi estatus como hombre gay”.

Sus prioridades legislativas: las escuelas y el presupuesto del estado.

“El tema más importante para mí es la educación”, dijo Richardson. “Yo recibí una educación increíblemente buena en las escuelas públicas y luego fui a UCF, que es una universidad financiada por el público en la Florida. Me preocupan los recortes que se han hecho en los últimos cinco años. Mi intención es participar activamente y entrar en los mínimos detalles del presupuesto estatal de $70,000 millones. Creo que ha habido mucho derroche y mucho abuso”.

El tiene otra prioridad, que corresponde a su papel histórico: aprobar una protección estatal de empleo para personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.

“Una de las primeras cosas que me gustaría poner sobre la mesa es que la mayoría de la gente no se da cuenta de que en la Florida se puede despedir a una persona de su trabajo por ser gay”, dijo. “Creo que eso es inadmisible. Yo voy a discutir ese tema”.


POR: STEVE ROTHAUS. ELNUEVOHERALD.COM
ARREGLO: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin