martes, 7 de agosto de 2012

RUFUS WAINWRIGHT, ESTREVISTA ANTES DE SU CASAMIENTO IGUALITARIO

Rufus Wainwright: "Solía estar en contra del matrimonio gay" Habla el cantautor de pop barroco antes de casarse con su novio y después de lanzar "el disco más liviano y bailable" de su carrera, producido por Mark Ronson.


"Yo solía estar en contra del matrimonio gay, te juro, porque no me parecía que debiera institucionalizarse algo que para mí está relacionado con la libertad: nunca estuve a favor de regular constitucionalmente el amor o el sexo, dos cuestiones cuyas reglas deberían atenerse al ámbito privado." Lo dice Rufus Wainwright a punto de casarse con su novio Jorn Weisbrodt en Nueva York, y confiesa la incongruencia sin darle muchas vueltas al asunto. "Después de conocer a Jorn cambié de opinión, así que finalmente nos comprometimos. Aunque la decisión fue casual, es interesante que mi casamiento tenga lugar en este contexto político y social internacional, un momento fundamental para los derechos igualitarios en Estados Unidos."

A quince años del comienzo de su carrera, Rufus Wainwright dejó de ser Rufus Wainwright para ser directamente Rufus. Relajado, en un piso 15 con vista al Mediterráneo y antes de su show en el festival Primavera Sound de Barcelona, el eterno niño pródigo del pop barroco enumera los hitos de sus últimos cinco años. En lo musical, encarnó a Judy Garland en un tributo a sus conciertos históricos en el Carnegie Hall; lloró y lloró la muerte de Kate McGarrigle, su madre y eminencia folk, a través de la oscuridad de un disco-duelo, All Days Are Nights: Songs for Lulu; y escribió -en francés- y presentó su primera ópera, Prima Donna. En lo personal, junto a su novio y Lorca Cohen (la hija de Leonard) fue padre por primera vez. "Si mi madre estuviera viva, sin duda sería el mejor momento de mi vida", dice.


Esta coyuntura se traduce, claro, en Out of the Game (Universal, 2012), el disco "más liviano" de su carrera, producido por el multipremiado Mark Ronson. "Es la primera vez que no quiero decir nada, la primera vez que no hay una intención manifiesta de exponer quién soy o qué estoy sintiendo. No lo necesito. Llegué a un punto en el que no tengo por qué demostrarle nada a nadie", dice él.

Out of the Game refleja eso, esa "no-intención". Sigue Rufus: "Quise hacer un disco más bailable: un disco para divertirme. Y me salió". El álbum cuenta con la colaboración de miembros de los Dap-Kings, su hermana Martha, Nels Cline de Wilco y Sean Lennon. Ahí, Rufus encara una retrospección melódica hacia su propia esencia (la del "April Fools" del debut o el "California" de Poses) en la que la única melancolía parece ser la melancolía del futuro.

En esto, el rol de Ronson fue clave. "Lo llamé, en primer lugar, por su profesionalismo, su capacidad de comprender cuál era la intención en la búsqueda de un sonido más puro, más vintage y analógico", detalla Rufus. "Por eso, y por el hecho indiscutible de su belleza, ja." Rufus se excita un poco y agrega: "Cuando terminamos de grabar, mi gratitud hacia él fue tan grande que me largué a llorar. ¡Aunque no la llevé al terreno físico, eh!".

¿Te considerás un ícono gay?

Mmm, podría decirse que me fui convirtiendo en algo así, más que nada porque nunca tuve ningún reparo en hacer comentarios sobre mi sexualidad, pero no hubo intención. Igual, sí, me gusta la idea.









POR: Por Yamila Trautman. ROLLINGSTONE.COM.AR
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin