sábado, 1 de septiembre de 2012

JUVENTUD Y POLÌTICA. EL VOTO JOVEN. MILITAR Y VOTAR

El voto joven

Incorporar la franja etaria de 16/17 a la vida cívica obteniendo el derecho al voto es un proyecto que ya tiene sus años, y que vuelve a reaparecer. En realidad, más allá de especulaciones políticas o conjeturas electorales, el proyecto tiene una resonancia epocal innegable. La relación de la juventud con la sociedad se ha modificado en el mundo, con mayor aceleración en Occidente, al punto de convertirse en una subcultura con identidad propia.


La sociabilidad que hoy fluye con mayor caudal en las sociedades modernas se realiza, entre otras, en una cultura joven que mantiene con mucha riqueza y externalización sus propios contenidos. La incesante red comunicacional apunta a receptores cada vez más jóvenes; y el nivel de información que tiene hoy un menor a 18 años, por su destreza con la aparatología de comunicación, lo pone en situación de paridad o superioridad con respecto a los mayores. La publicidad, la moda, la indumentaria, la industria cultural lo tienen como blanco.


La psicología evolutiva que se ocupa de los procesos de maduración debe actualizarse constantemente, porque la dinámica social modifica las escalas anteriores. Las responsabilidades sociales son asumidas con anterioridad a los 18, y el tiempo que vivimos, caracterizado por la técnica, es dominado por los jóvenes mucho más hábilmente que por los adultos.
La relación actual entre edad y política ha cambiado con respecto a la década de los '90. En aquella época, el modelo juvenil era difundido y multiplicado por los medios, que endiosaban a un emprendedor que miraba a un futuro luminoso guiado por las hegemonías.



El primer escalón en la sociología electoral entre los 18 a 25 años mostraba hasta el 2003 la abstención ante la problemática política y a la hora de sufragar. Su distanciamiento era también la brecha con una sociedad que no los comprendía y que los convertía en sospechosos por ser jóvenes.
El kirchnerismo modificó la pirámide de edades en su compromiso y adhesión política, pasando del desencanto y la indiferencia al interés y el compromiso. Se ensanchó el espacio público con el resurgimiento de un sentido que se había perdido, un sentido que para los jóvenes significa en algún punto la continuidad de un sueño emancipatorio, en tiempos de paz y democracia.


¿Por qué no va a tener derecho a votar un menor al que ya se le exige estudiar y/o trabajar? Y que si estudia, puede defender sus derechos de estudiante; y si trabaja, sus derechos laborales. En esas edades es que aparece la militancia como una forma de vida pública de dedicación y servicio. Acaso podríamos decirle: "militá, pero no votás".


A un joven de 16 años, que la sociedad ha decidido que le alcanza la responsabilidad penal, ¿podríamos decirle que no puede elegir legisladores o presidente? Todo indica que tarde o temprano este paso hacia la ampliación ciudadana es cuestión de tiempo, porque ocurrir va a ocurrir. Hay cambios que son inexorables y detenerlos es una forma de conservadorismo y discriminación.




POR: Ricardo Rouvier. INFONEWS.COM
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA


No hay comentarios:

LinkWithin