viernes, 5 de octubre de 2012

DOS POLICIAS HOMOSEXUALES SE CASARÀN POR IGLESIA

Son policías, gays, y se casarán bajo el amparo de una iglesia evangélica. Mariano y César se conocieron hace cinco años, se comprometieron hace dos y serán la primera pareja homosexual en dar el "sí" frente a la Iglesia en América Latina.



Una de las pocas parejas de policías homosexuales contraerá matrimonio la última semana del mes en Rosario. Mariano y César tienen 36 y 26 años y se conocen desde hace cinco. Su unión será a través de la Iglesia, por eso serán la primera pareja homosexual de América Latina que contará con la bendición de la religión.

La pareja quiere visibilizar qué tan posible es lograr lo que ellos vivirán en sólo semanas: “Queremos que se vea que no hay tanta discriminación, ni adentro de la fuerza ni por afuera; que se vea normal. Este es un casamiento como cualquiera, somos dos personas como otras: tenemos una casa, la remamos todo los días, nos peleamos, charlamos, y todo eso que hace a una pareja normal”.

“Hacemos una nota porque somos gays, sí. Y porque nos casamos por iglesia. Y porque somos policías”, resumió Mariano, pero aseguran que la mediatización de su relación es lo último que quieren.  La ceremonia será íntima, sólo con familia y amigos.  Sin embargo, entienden también que así como ellos son normales, la historia en sí misma no lo es. Es por eso que quieren hacer visible su experiencia, para mostrar una postura.

La pareja vive en una casa que construyeron hace dos años, en el barrio Fisherton Sur. De fondo se escuchan los ladridos de sus perros, Dama y Max, y el cascabel del gato, Tomy.

El amor nació por internet: César y Mariano se conocieron hace cinco años y medio por chat. En un momento, vivieron juntos en una pensión y compraron un terreno con todo su esfuerzo. "Picamos escombros y sacamos basura: con mucha oración se transformó en una casa”, contaron. En su barrio todos saben que son pareja y que trabajan en la policía. “Y nadie nunca nos faltó el respeto. Si desde acá podemos mostrar la diferencia a Rosario, bienvenido sea”, señaló Mariano.

Para el casamiento, ya tienen casi todo preparado: el salón, el lugar de la ceremonia y los invitados. Y la madrina, es un lujo: Angie Álvarez, la mujer trans que también es policía. El padrino es un amigo de los dos, se llama Iván y los conoce “desde que empezó la relación”. Iván “conoce todo, las idas, las vueltas, las peleas…”.

Mariano viene de una familia evangélica, por eso la religión tuvo mucho peso en su vida: “Yo pienso que Dios te ama tal como sos. No te juzga, eso lo hace el hombre. Dios nos hizo así desde antes de la fundación del mundo, él nos moldea para que cada uno sea lo que es”. César, por su parte, tiene una formación católica, pero no actualmente, ya que giró hacia la religión de su novio: “Con la Iglesia católica me peleé hace muchos años. No tengo feeling, hay cosas que no me gustaron. Digo, además, que Dios nunca me atendió el teléfono. Sin embargo, fui volviendo a él. Nunca había pensando en una iglesia evangélica, no sabía de qué se trataba. Ahora pienso que es distinto”.

El tema de la aceptación de su relación en la policía no fue problema: en su lugar de trabajo siempre les abrieron las puertas para sentirse cómodos y poder trabajar en armonía. Ambos aseguran que en la Policía, hoy en día, “la mente es más abierta”, y que sus compañeros de trabajo están “recontentos”, con ganas de ir a la fiesta. Mariano viene de una familia de policías: es hijo, hermano y nieto de policías; mientras que César estudia bioquímica y es policía por “las vueltas de la vida”, porque la pareja necesitaba un sueldo más y ahí pudo encontrar un espacio cómodo. César, además, estudia bioquímica. Por la Universidad llegó a Rosario, conoció a su actual novio y obtuvo su trabajo.




POR: ELCIUDADANOWEB.COM / MDZOL.COM
ARREGLO: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin