lunes, 22 de octubre de 2012

FRANCIA: LACRAS RELIGIOSAS CONTRA MATRIMONIO IGUALITARIO

Católicos, judíos y musulmanes se unen en Francia contra el matrimonio gay. Francia aplaza la ley de matrimonios homosexuales. Los planes del gobierno socialista de Francia para legalizar a los matrimonios del mismo sexo se están complicando más de lo previsto después de una movilización conservadora y de líderes religiosos contra la norma, mientras los diputados de izquierdas quieren ampliarla.
 

Con una sólida mayoría lograda la pasada primavera, el gobierno tenía planeado inicialmente solo unas audiencias en el Parlamento y un debate a principios del año próximo antes de someter a votación una de las promesas electorales más polémicas del presidente François Hollande, que él mismo calificó como una reforma histórica.

Pero ante la creciente oposición, ha aplazado la presentación del borrador de la reforma y programado vistas parlamentarias más largas. También ha dejado de lado una demanda, la procreación asistida - o dar a las parejas gays el derecho a tener "bebes probeta" -, por ser un tema demasiado polémico para gestionar de momento.

"El Parlamento se tomará su tiempo", dijo el ministro del Interior, Manuel Valls, el sábado. "Nadie duda de que (la reforma) se convertirá en ley, pero todas las opiniones - políticas, filosóficas o religiosas - se escucharán".

InterLGBT, un grupo que presiona para una total equiparación en todos los temas de las orientaciones sexuales, ha acusado a Hollande de dar marcha atrás en sus promesas electorales. "El simbolismo es fuerte pero vamos a parar a mitad de camino".

"Pensamos que íbamos a conseguir todo de un gobierno de izquierdas", dijo un decepcionado responsable en un debate sobre la paternidad gay en la ciudad de Nantes. "Aún hay muchas peleas que lidiar".

ARGUMENTOS SECULARES DE LÍDERES RELIGIOSOS

Aprobar la ley a mediados de 2013 como estaba previsto convertiría a Francia en el 12º país del mundo en legalizar el matrimonio homosexual.

Sondeos del grupo de encuestas Ifop dicen que el apoyo al matrimonio gay ha caído un poco del 65 por ciento de agosto al 61 por ciento de ahora tras iniciarse el debate público.

El apoyo público a los derechos de adopción para las parejas gay, la segunda parte de la planeada reforma, también ha descendido del 53 por ciento de agosto al 48 por ciento de ahora.

Sandra Adjedj, de 36 años, una diseñadora que muestra su trabajo en un salón de bodas de París, se hizo eco de las dudas que hay sobre los derechos de adopción.

"Yo no estoy ni a favor ni en contra, pero ¿por qué no?", dijo. "La mayoría de las parejas homosexuales parecen dulces, les gustan los niños".

Líderes de las principales religiones han llevado la campaña en contra de la reforma con argumentos basados en el daño psicológico y social que dicen podrían causar más que en las doctrinas religiosas.

La mayoritaria iglesia Católica organizó oraciones en todo el país contra la reforma del matrimonio gay el 15 de agosto y el cardenal de París Andre Vingt-Trois ha hablado del tema en conversaciones privadas con Hollande y el primer ministro Jean-Marc Ayrault.

La iglesia también ha organizado puntos de discusión para ayudar a los católicos de todo el país a rebatir a los defensores de la reforma.

Al igual que la posición de líderes de otras religiones, la iglesia Católica destaca su respeto a los homosexuales pero rechaza los esfuerzos por redefinir la institución tradicional del matrimonio.

OPOSICIÓN CONSERVADORA

Más de 78.000 personas han firmado la petición impulsada por 41 políticos conservadores e intelectuales, así como católicos, protestantes, cristianos ortodoxos, líderes evangélicos y musulmanes.

Alcaldes conservadores han pedido una "cláusula de conciencia" para no celebrar bodas homosexuales, a lo que París se ha negado.

En un análisis publicado la semana pasada, el gran rabino Gilles Bernheim acusó a los partidarios de la reforma de centrarse en el amor y la igualdad para lograr unas cambios que dijo podrían confundir la identidad sexual de los niños y socavar la estabilidad social.

Incluso la agencia de beneficios infantiles del Estado ha criticado el plan en el que se prevé retirar las entradas de "padre" y "madre" en los informes oficiales a favor de "padre 1" y "padre 2".

No obstante, el gobierno se enfrenta a grandes demandas dentro de sus propias filas para ir más allá y permitir nuevos métodos de procreación para que las parejas homosexuales puedan tener un vínculo biológico con sus hijos.

Destacados socialistas, incluido el presidente de la Asamblea Nacional Claude Bartelone, el líder parlamentario Bruno Le Roux y Harlem Desir, el nuevo primer secretario del partido, quieren retocar el borrador para incluir una cláusula que garantiza a las parejas homosexuales el derecho a la procreación asistida para que puedan tener "bebés probeta".

La senadora Esther Benbassa, del aliado partido de los Verdes, dijo que impulsaría el reconocimiento legal de los niños nacidos de madres de alquiler fuera de Francia, donde la práctica es ilegal.

"El gobierno ha ofrecido sólo el mínimo", dijo el senador socialista Jean-Pierre Michel. "Separar la cuestión del matrimonio del de la paternidad no tiene sentido".


 
POR: REUTERS / ELECONOMISTA.ES
ARREGLO FOTOGRÀFICO: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin