lunes, 5 de noviembre de 2012

RUSIA: TERRORISTAS

Un parlamentario ruso: «La homosexualidad es una enfermedad. Debe ser tratado como un diente que duele». Aumentan los ataques a homosexuales en Rusia. Los testimonios apuntan a que las bandas organizadas que los provocan podrian estar protegidas por la policía y por el Gobierno.


Alyona Korolyova pensaba que lo había visto todo «el levantamiento de la prohibición rusa sobre la homosexualidad después de la Unión Soviética cayó, luego aparecieron lentamente los primeros clubes gay, e incluso, alguna vez aparecía una joven pareja gay en una serie de televisión», declara este ruso homosexual de 48 años al diario «The Guardian».

La semana pasada, Korolyova, de 48 años, se vió obligado a ver como un grupo de hombres fornidos, con los rostros ocultos con máscaras quirúrgicas, «golpeaban repetidamente a su pareja en la cabeza».

«Nunca pensé que viviría para ver esto», dijo Korolyova. «Fue como una película, una pesadilla», explica.

El ataque a «7freedays», un club gay en el centro de Moscú, ha aumentado los temores entre los activistas de derechos de los homosexuales que las nuevas leyes dirigidas a evitar la «propaganda homosexual» en varias ciudades de Rusia, hayan creado una atmósfera en la que la discriminación - y la violencia - en contra de los gays está siendo tolerada, explica «The Guardian en su reportaje.

«Las autoridades han dado la instrucción de que tales ataques no se castiguen ya que somos un grupo al que odian», dijo Korolyova.

El incidente tuvo lugar la semana pasada durante la celebración del «Coming Out Day». A pesar de pasillos serpenteantes del club, los hombres sabían hacia que habitación debían ir. Era algo planificado, dijo.

«Alrededor de las 21:30, un grupo de hombres enmascarados gorría tras de mi. Les grité: «Esta pelea se ha ordenado 'y comenzó a volcar tablas, tirando sillas y golpeando a cualquiera que cayera bajo sus manos », dijo Andrei Obolensky. El ataque duró cinco minutos. Cuatro personas - tres mujeres y un hombre - fueron tratasladados al hospital y por lo menos una docena quedó con cortes y contusiones.

El ataque es solo uno delos muchos que se han producido en las ciudades rusas desde que se comenzaron a adoptar las leyes discriminatorias. «Marchas del orgullo gay son regularmente prohibidas en Rusia y este verano, el más alto tribunal de Moscú prohibió desfiles del orgullo gay en la capital durante los próximos 100 años».

Policías antidisturbios detienen a un activista defensor de los derechos de los homosexuales durante la marcha gay convocada en Moscú

Además, ocho regiones rusas han prohibido la llamada «propaganda homosexual» en el último año - Arkhangelsk, Ryazan, Kostroma, Magadan, Novosibirsk, Krasnodar, Bashkortostán y, lo más polémico, San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia y su capital cultural.

Un proyecto de ley sobre la prohibición nacional ha sido presentado a la Duma, el parlamento ruso. Igor Kochatkev, el jefe de LGBT Network, un grupo de defensa de los derechos de los homosexuales, dijo: «Por supuesto que existe un vínculo - vemos que siempre que tales leyes sobre la propaganda se adoptan, o se discuten, aumenta el activismo de los aumentos de los grupos violentos»

El día después de que la ley fue aprobada en San Petersburgo en marzo, un grupo de hombres atacó uno de los clubes gay más populares, Malevich. Ataques similares se registraron en la ciudad en mayo y junio, según LGBT Network.

El ataque a 7freedays se produjo solo un día después de que el Consejo Popular, un grupo nacionalista, pidiera a las autoridades de Moscú que prohibiera la «propaganda homosexual».

Oleg Kassin, un miembro del grupo, negó cualquier vínculo con el ataque. «Nosotros no vamos por el camino de la violencia, sino por el camino de la ley», explicó.
Un diputado afin a esta corriente es Vitaly Milonov, parlamentario que se ha convertido en la cara del anti-gay de Rusia movimiento. Fue quien llevó la iniciativa en la campaña contra Madonna por llevar a cabo «promoción de propaganda homosexual» en un concierto de agosto en San Petersburgo, donde se pronunció a favor de los derechos homosexuales.

«La homosexualidad es una enfermedad. Debe ser tratado como un diente que duele», dijo Milonov, quien propuso la ley de San Petersburgo este año.

Según el Centro Levada, muchos rusos están de acuerdo. Una encuesta realizada en julio por esta empresa reveló que el 32% de los rusos veían la homosexualidad como «una enfermedad o el resultado de un trauma psicológico» - el 43% lo veía como «libertinaje o un mal hábito».

Korolyova, el hombre que estaba en el club de Moscú en el momento del ataque ha decidido ser valiente. «No vamos a pasar a la clandestinidad. No nos vamos a ocultar».


POR: AGENCIA EFE / ABC.ES
ARREGLO FOTGRÀFICO: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin