viernes, 12 de julio de 2013

LA CHA, COMUNIDAD HOMOSEXUAL ARGENTINA CELEBRA LOS AVANCES DE LA ONU CONTRA LOS ABUSOS A NIÑOS EN LAS IGLESIAS CATÒLICAS.

La comunidad homosexual celebra que el papa Francisco refuerce las penas por pedofilia en el Vaticano. La CHA señala que es la primera vez en la historia que el Comité de los Derechos del Niño exige algo así a la Iglesia; la Federación argentina Lgbt y 100% Diversidad y derechos, lo marcan como un gran avance.


Por primera vez en la historia, el Comité de los Derechos del Niño, de las Naciones Unidas, pidió al Vaticano "información detallada sobre todos los casos de abusos sexuales de menores cometidos por miembros del clero, hermanos y monjas, o que hayan sido presentados ante la Santa Sede".

Hoy, el Papa Francisco informó que aumentarían las penas a quienes cometen estos delitos. Lo hizo a través de un decreto que endurece las sanciones penales contra los abusos a menores en la Santa Sede y en la Curia -el gobierno del Vaticano-, después de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) convocara al Estado católico a dar explicaciones por las acciones tomadas al respecto.

Las repercusiones de las organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales y trans (Lgbt) no se hicieron esperar.

El presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, dijo: "Desde hace más de dos décadas la CHA denuncia la política vaticana y la conducta de los obispos argentinos por su complicidad y por el ocultamiento de los abusos de menores realizados por sacerdotes que fueron, en el peor de los casos, trasladados a otros lugares donde continuaron con sus abusos".

Como ejemplo emblemático, Cigliutti se refirió al caso del padre Julio César Grassi. "Es emblemático ya que fue condenado a 15 años de prisión por pedofilia y no sólo no fue sancionado por la Iglesia sino que el Obispado de Morón solicitó a los jueces del tribunal que lo condenaron, que sea trasladado a la quinta "La Blanquita" de Hurlingham, lo que le permitió seguir ejerciendo su ministerio dando misa".

En ese sentido, agregó: "Reiteramos nuestro rechazo al encubrimiento de los abusos sexuales de niños y niñas que, hasta ahora, no tuvieron la necesaria reparación por parte del vaticano a cada uno/a de los/as niños/as que sufrieron estos abusos sexuales".

El coordinador del Área Jurídica de la CHA, Pedro Paradiso Sottile, señaló: "Es una excelente noticia para Naciones Unidas y para el mundo, pero sobre todo para las víctimas. No basta con aumentar las sanciones a los sacerdotes y monjas que cometieron el delito de abuso sexual, hay que terminar con el encubrimiento y el silencio de la Iglesia, con los traslados cómplices, con la falta de denuncias y de las acciones que históricamente han llevado a la impunidad de estos/as abusadores/as."

El presidente de la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans, Esteban Paulón, manifestó que "con la cantidad de casos de abusos que la Iglesia Católica encubrió históricamente, es positivo que un Papa lo reconozca y repudie este delito aberrante". Sin embargo, Paulón consideró que no se ataca a la cuestión de fondo.

Explicó que para la jerarquía eclesiástica, la sexualidad en general y la sexualidad en la diversidad en particular es algo que es negado y reprimido. "La sexualidad es parte de las personas y puede que los abusos tengan que ver con esa represión extrema. Sería más saludable para los propios integrantes de la Iglesia y para todos como sociedad terminar con el celibato".

Sin discriminación racial

De confirmase la inclusión en la legislación vaticana de la Convención internacional sobre la eliminación de cualquier forma de discriminación racial, que implica el compromiso de los Estados firmantes "de promover y estimular el respeto universal y efectivo de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de todos, sin distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión" seria un hecho de trascendental importancia ya que la jurisprudencia internacional incluye en la categoría "sexo" a la libre orientación sexual e identidad de genero.

Esta decisión, junto a otras, que se difunden luego de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) convocara al Estado católico a dar explicaciones sobre los casos de pedofilia y abusos sexuales en el seno de la iglesia son una respuesta ante la descomposición ética y la bancarrota financiera de esa institución.

Desde 100% Diversidad y Derechos, desconocemos si el Vaticano es consciente del las implicancias de la incorporación de estos tratados a su legislación, mas un cuando hace escasos dias en la nueva encíclica rechazaron el reconocimiento a las familias LGTB, pero esperamos que si es honesta esta decisión incluya, por lo menos, un pronunciamiento del Papa que condene de manera explícita los asesinatos y la violencia de la que somos blanco lesbianas, gays, bisexuales y trans en distintos países del mundo, confirmando que para el Vaticano todas las vidas y libertades tienen el mismo valor. Ese pronunciamiento es el cambio que millones en el mundo, incluida una gran proporción de la grey católica, esperamos para confirmar que los cambios promovidos por el nuevo Papa no son un maquillaje en la imagen del Vaticano sino el inicio de una nueva etapa.



POR: LANACION.COM.AR
FOTOGRAFÌA: WEB
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin