miércoles, 24 de julio de 2013

MURIÒ EL GRAN BOXEADOR HOMOSEXUAL EMILE GRIFFITH. "MATÈ A UN HOMBRE Y LA GENTE ME PERDONÒ, AMO A UN HOMBRE Y SOY UN PECADOR"

Griffith: el noqueador marcado por la tragedia. A los 75 años dejó de existir uno de los grandes púgiles de nivel internacional. Emile Griffith, un campeón mundial cuya carrera fue marcada por la paliza mortal que le propinó a Bennie Paret en un combate en 1962, falleció ayer. Tenía 75 años.


Griffith murió en un centro de cuidados en Hempstead, Nueva York, informó el Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

El oriundo de las Islas Vírgenes estadounidenses batalló con la demencia que aqueja a muchos boxeadores, y en sus últimos años necesitaba asistencia a tiempo completo. En 1990 fue exaltado al Salón de la Fama.

“Emile era un atleta dotado y un gran boxeador”, señaló el director del Salón de la Fama, Ed Brophy. “Fuera del cuadrilátero, era tan buen caballero como fue boxeador. Siempre tenía tiempo para los fanáticos cuando visitaba el Salón cada año, y era uno de los boxeadores más populares que regresaban todos los años”.


Griffith a menudo acudía a carteleras de boxeo en Nueva York, especialmente en el Madison Square Garden, donde peleó 23 veces.

El cariño que recibió de parte de los fanáticos en su vejez contrasta con la forma que fue tratado luego de su pelea del 24 de marzo de 1962 contra Bennie “The Kid” Paret, un combate en el Garden que fue transmitido por televisión abierta. Griffith noqueó a su oponente cubano en el 12do asalto para retener el título del peso welter.

Paret quedó en coma y murió 10 días después por las lesiones sufridas en la pelea.
Sports Illustrated reportó en 2005 que Griffith habría sido motivado por un insulto homofóbico que Paret le dedicó en el pesaje. Durante su vida, Griffith se describió en diversas ocasiones como heterosexual, gay y bisexual.


“La gente me escupía en la calle. Nos quedábamos en un hotel, y cada vez que escuchaba alguien tocar una puerta, me metía en la habitación de al lado. Tenía mucho miedo”, confesó Griffith a la prensa en 1993, al recordar los días después de la muerte de Paret.

El resultado del combate fue una nube sobre el deporte durante muchos años. NBC dejó de transmitir peleas, y el entonces gobernador de Nueva York, Nelson Rockefeller, creó una comisión para investigar la pelea y el boxeo. El árbitro de esa noche, Ruby Goldstein, jamás volvió a trabajar en una pelea.

“Nunca fui el mismo boxeador después de eso. Después de esa pelea, hacía sólo lo suficiente para ganar. Usaba el jab todo el tiempo, no quería lastimar a mi oponente”, relató Griffith. “Me hubiese retirado, pero no sabía hacer otra cosa además de pelear”.


“Maricón”

El 24 de marzo de 1962, Emile Griffith noqueó técnicamente en 12 rounds a Benny Kid Paret, en el Madison Square Garden de Nueva York. Diez días después, el cubano murió. Inconsciente y en Coma, Paret bajó del cuadrilátero en un precario estado de salud del cual jamás se recuperó.

El Roosevelt Hospital vio morir, el 3 de abril del 1962, al hombre nacido en Santa Clara que había peleado otra dos veces frente al norteamericano: habían ganado una cada uno, por nocaut en el 13° asalto Griffith, en abril de 1961; por puntos en setiembre de ese mismo año, Paret.



Según declaró el cubano días después de aquel combate, la furia en su ataque se debió a que el cubano le había dicho un insulto homófobico. "Me dijo maricón y yo no era nada de eso", dijo en el documental Ring of Fire.

Tiempo después, Griffith reflexionó respecto a su condición sexual y la mirada de la sociedad: “Sigo pensando qué extraño es todo. Maté a un hombre y la mayoría de la gente lo entiende y me perdona. Sin embargo, amo a un hombre y para mucha gente eso es un pecado imperdonable que me convierte en una mala persona”. 


POR: LOSANDES.COM.AR
FOTOGRAFÌAS: WEB
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin