viernes, 16 de agosto de 2013

Cuando ser mujer es un insulto. "Chiche Duhalde" la deshonra de la mujer machista y retrògrada

"Chiche" Duhalde criticó el rol de la mujer en la política y recibió fuertes críticas. La ex senadora pidió abrir un debate sobre si sus pares de género están "preparadas" para ejercer cargos en la escena pública. Dirigentes del oficialismo y la oposición la acusaron de desconocer una larga lucha por la igualdad.


El machismo, lamentablemente, no es una concepción ideológica exclusiva de los varones. Si así lo fuera tal vez sería menos complicado de erradicar. El problema, en todo caso, es que incluye a mujeres y, ayer, la ex senadora Hilda "Chiche" Duhalde se ofreció como el botón de la muestra. Buscando reincorporarse a la lucha política, "Chiche" le respondió a la presidenta Cristina Kirchner con una frase que generó polémica: "Debería contemplarse en el debate nacional, si la mujer está preparada per se, con sus características, con sus condiciones y convicciones para la política, o si simplemente va a acompañar el proyecto de alguien", dijo y se denigró a sí misma.

Al realizar esa afirmación la también ex primera dama pareció olvidarse de entrañables e históricas dirigentes mujeres como Evita Perón, líder indiscutida del movimiento político que dice integrar, e incluso de la socialista Alicia Moreau de Justo, actuales legisladoras y gobernadoras o, allende las fronteras argentinas, las presidentas Dilma Rousseff (Brasil), la costarricense Laura Chinchilla y la ex mandataria chilena, Michelle Bachelet.

Sin frenos inhibitorios, Chiche Duhalde desnudó su tesis machista en Radio Mitre al sostener que el discurso que pronunció Cristina Fernández, el pasado miércoles en Tecnópolis, demuestra que "está atravesando un proceso de desequilibrio para darse cuenta de que no encuentra la solución". No conforme con ello dijo que la presidenta está demostrando que "se maneja más por su lóbulo emocional que por el racional, no nos hace quedar muy bien a las mujeres" y es por ello que afirmó que es preciso "entrar en el debate nacional si la mujer está preparada para ejercer la política per se".

Eso sí, Chiche Duhalde reconoció que es algo que lo viene "planteando en soledad" y de ello no hay duda porque diferentes dirigentes políticas repudiaron esos dichos.

La actual diputada y aspirante a renovar su banca por Camino Popular Liliana Parada aseguró a Tiempo Argentino que tales afirmaciones son repudiables por ser una expresión clara de "violencia de género". Es más, la diputada reconoció que se sorprendió por este tipo de declaraciones sobre todo porque "ella (por Chiche) es una militante política que ahora critica a la presidenta desde su condición de mujer. Yo soy opositora y no comparto las decisiones de la presidenta pero jamás la criticaría por ser mujer. Chiche desconoce todo lo que hubo que luchar para ganarnos un lugar en la política y que el machismo deje de invisibilizarnos."

No fue la única. La legisladora porteña por el FPV María Rachid rechazó los dichos de la ex senadora y le recordó que el debate sobre si la mujer está preparada para participar en política "fue superado en el año 1947 cuando se sancionó la ley de voto femenino que fuera impulsada por muchas mujeres argentinas, entre ellas, la compañera Evita". La diputada Diana Conti no sólo consideró esos dichos como "bochornosos" sino que también advirtió que "tienen que ver con que está jugando para Massa"  y agregó que "Chiche" está "tratando de llevar agua para el molino" del intendente de Tigre porque "representa intereses similares a los de Duhalde". La diputada por Nuevo Encuentro Delia Bisutti respondió con dureza: "Nos está denostando a todas, pero si la racionalidad de los hombres, es la racionalidad de los Duhalde o los Cavallo, me quedo con la racionalidad de las mujeres de hoy". Por su parte, la diputada de Libres del Sur Victoria Donda fue más bien escueta y denunció: "Fue un discurso discriminador y expresa a la política más retrógrada."


Más voces de mujeres de la política se suman al repudio a Chiche Duhalde

Las diputadas Delia Bisutti y Diana Conti dialogaron con INFOnews y calificaron de “nefastas y bochornosas” las declaraciones de la ex senadora nacional. “Detrás de esos dichos hay bronca, resentimiento y envidia a la Presidenta de la Nación”, dijeron. Estela de Carlotto, Victoria Donda y Margarita Stolbizer, también la criticaron. 

La ex senadora nacional Hilda “Chiche” González de Duhalde volvió a la escena política con los tapones de punta. En declaraciones radiales, la esposa del ex presidente abrió la boca y generó una fuerte polémica entre las mujeres de la política que, un día después, aún continúa.

¿Qué dijo? Básicamente, arremetió duramente contra la presidenta Cristina Fernández y cuestionó su capacidad para ser racional y llevar adelante un proyecto político. Pero lejos de conformarse, Chiche Duhalde fue por más. "Hay que debatir si la mujer está lista para ejercer la política", afirmó, y las repercusiones no tardaron en llegar.
En diálogo con INFOnews, las diputadas Delia Bisutti (Nuevo Encuentro) y Diana Conti (Frente para la Victoria) calificaron los dichos de "nefastos y bochornosos". Además, afirmaron que no son ocasionales y que el objetivo central es beneficiar al líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

"Sus palabras no fueron casuales. Acá hay una clara intencionalidad y tiene que ver con que está jugando para Massa", sostuvo Conti. Según afirmó, la ex senadora "está tratando de llevar agua para el molino" del intendente de Tigre porque "representa intereses similares a los de Duhalde".

Para Bisutti, el decir que los hombres son los que realmente pueden hacer política porque son racionales, es darle prioridad a ellos. "Nos está denostando a todas y sacándonos fuera de la cancha. Pero si la racionalidad de los hombres, es la racionalidad de los Duhalde o los Cavallo, me quedo con la racionalidad de las mujeres de hoy", enfatizó.
"Aunque no comparta su forma de hacer política, es nefasto que una mujer como Chiche Duhalde, esté denostando a otra mujer política y, a través de la Presidente, lo está haciendo con todas. Me parece de una miopía enorme", agregó Bisutti. Pero, ¿por qué lo hizo? Según la legisladora, detrás de esos dichos "hay bronca, resentimiento y envidia".

Tras aclarar que el pensamiento de Duhalde no representa el de la mujer argentina, Conti afirmó: "Es bochornoso y va contra todo lo que han hecho las mujeres para conquistar derechos. Con el ejemplo de Evita y Cristina Fernández de Kirchner, si alguien está en su sano juicio, no hay debate alguno".

"La mujer está súper preparada para llevar adelante las riendas de una nación", sostuvo Conti. Al igual que ellas, la diputada del Frente Amplio Progresista, Victoria Donda, también criticó los dichos de la ex senadora y señaló: "Son una irresponsabilidad y una falta de respeto hacia un montón de mujeres que militan todos los días. Atrasa cincuenta años y expresa una política retrograda”.
Tras la afirmación de Chiche, Donda señaló que estos dichos “son machistas y retrógrados al igual que su forma de hacer política”.  Del mismo modo, la precandidata en Capital por el kirchnerismo, Victoria Montenegro, también expresó su repudio: "Fue muy desafortunada la frase de Duhalde".

En diálogo con Radio América, la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, también se sumó a las críticas y consideró: “Son muy desacertadas sus declaraciones de Chiche, más siendo ella una mujer activa en gestión y que ha representado a un sector de las mujeres".

“Sus dichos son una cuestión coyuntural, una necesidad de retrotraerse al pasado", sostuvo. Tras afirmar que "la oposición es la que desmerece a Cristina" y que "todavía no aprendimos a usar la democracia para el bien común", comparó: "Nosotras hemos salido a la calle y nuestros maridos ocuparon nuestro lugar en la casa. Nosotras salimos a la calle porque hay una cuestión visceral, maternal, de lucha. Cuando el hombre no tiene trabajo ella sale”.

ESPECIALISTAS EN TEMAS DE GENERO ANALIZAN LOS DICHOS DE CHICHE DUHALDE

“Un pensamiento retrógrado”

Para la socióloga Dora Barrancos, las afirmaciones de la ex senadora “terminan atacándola a ella misma” y son la expresión de “una mujer sumisa”. “No hay ninguna evidencia científica que sirva para sostener su argumentación”, dijo la politóloga Jutta Marx.

“Ese pensamiento tan agresivamente regresivo sólo se puede encontrar en el siglo XIX, donde era moneda corriente pensar que las mujeres no estaban habilitadas para la política”, señaló la socióloga feminista e historiadora Dora Barrancos, sobre las apreciaciones de Hilda “Chiche” González de Duhalde en relación con la participación de las mujeres en la política. “No hay ninguna investigación ni evidencia científica que sirva para sostener su argumentación”, apuntó la politóloga Jutta Marx, estudiosa del cupo femenino legislativo. Las declaraciones de la ex senadora generaron profunda indignación entre referentes del movimiento de mujeres, que no sólo las criticaron. Además se encargaron de retrucar sus dichos al destacar la contribución que han hecho las mujeres en el Congreso a partir del crecimiento de su presencia en las bancas como consecuencia de la Ley de Cupo, sancionada en 1991.
“Las mujeres legislan sobre gran variedad de temas, pero ampliaron la agenda parlamentaria en dos campos en particular: sobre políticas sociales vinculadas con la mujer, niñez y salud y sobre cuestiones de género y diversidad sexual. Temas como la violencia de género, los derechos sexuales y reproductivos, abuso sexual, derechos de la niñez y matrimonio igualitario antes estaban silenciados”, destacó Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA que encabeza Hugo Yasky. “Si uno visibiliza quiénes movilizan estas discusiones verá que mayoritariamente son mujeres”, agregó Marx, nacida en Alemania pero radicada hace más de treinta años en el país. Marx relevó las iniciativas legislativas presentadas en el Congreso entre 2004 y 2006 y encontró que el 73 por ciento de los proyectos de salud, el 74 por ciento de los del área niñez, familia y juventud y el 84 por ciento de los proyectos de género habían sido impulsados por mujeres.

Lo que dijo Chiche “me parece una barbaridad”, consideró Mabel Bianco, directora de la Fundación Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y precandidata a senadora en la lista que encabezó Rodolfo Terragno en el frente Unen, en las PASO del domingo último. “Le puede gustar o no la Presidenta, pero lo que no puede decir es que las mujeres no estamos preparadas para la política. Si le tengo que criticar algo a la Presidenta diría que se ocupa poco de los problemas de las mujeres”, agregó Bianco. “Es un pensamiento completamente machista”, subrayó. Para Barrancos, las afirmaciones de Chiche son “tan absurdas que terminan atacándola a ella misma”. “Se está autoimpugnando”, observó. “Es el pensamiento de una mujer sumisa, no de una mujer libre”, abundó. Integrante del directorio del Conicet y autora de diversos libros sobre la historia de las mujeres, Barrancos admitió sentirse “estupefacta” por las declaraciones de la ex senadora peronista. Y las consideró “inconcebibles” y un “desquicio de opinión”, sobre todo “en un país con el significado que han tenido mujeres como Eva Perón o Alicia Moreau de Justo”.

“Más allá de las diferencias políticas o ideológicas con cualquier mujer en la política, lo último que elegiría es mandarla a su casa. Es un pensamiento completamente retrógrado”, cuestionó Díaz, de la CTA, al ser consultada por este diario.
Marx es coautora del libro Las legisladoras. Cupos de género y política en Argentina y Brasil (Siglo XXI), publicado en 2007, donde se plasma una profunda investigación que incluyó entrevistas al 26 por ciento de las legisladoras nacionales del país de aquel momento. Entre los hallazgos se destierra uno de los mitos vinculados con el ascenso de las mujeres en la política, el que dice que las mujeres llegan a través de los contactos políticos de sus esposos o parejas. “Encontramos que tienen larga historia de militancia en sus partidos políticos, también que han ejercido antes un cargo legislativo o han tenido alguna experiencia en el Poder Ejecutivo nacional o a nivel provincial como ministras, o al frente de secretarías o subsecretarías”, recordó ayer Marx, en diálogo con Página/12.

Más de veinte años después de implementarse la Ley de Cupo Femenino, un 38 por ciento de las bancas del Senado y de la Cámara de Diputados están ocupadas por mujeres, de acuerdo con datos de la Fundación Directorio Legislativo. Ese porcentaje ubica a la Argentina entre los países con mayor representación parlamentaria femenina en el mundo. En rigor, la Ley de Cupo argentina fue una de las primeras en sancionarse a nivel internacional, destacó Díaz. “Las mujeres democratizan el escenario político en el sentido clásico. Si son la mitad de la población deben reflejarse en la política”, indicó Marx.

En 1983 las diputadas electas eran apenas 11 entre 254 bancas de la Cámara baja: representaban sólo el 4,33 por ciento. Esa proporción fue creciendo muy lentamente hasta 1993, primer año en que se aplicó la Ley de Cupo, cuando saltó al 12,45 por ciento: 32 mujeres entraron a la Cámara baja de un total de 257 escaños. Elección tras elección, la tendencia fue en alza. En relación con el Senado, el gran salto se dio en 2001 –primer año en que se aplicó la Ley de Cupo–: de ser entre uno y a lo sumo cuatro mujeres de 72 bancas, pasaron en aquel año a 25 y en la elección de octubre de 2007, a 28, es decir a representar el 39 por ciento del total.

La Ley de Cupo 24.012, sancionada en 1991, fijó la obligatoriedad de un mínimo de un 30 por ciento de mujeres en las listas de los partidos políticos, en proporciones con posibilidad de resultar electas. Se aplicó por primera vez en las elecciones para la Cámara de Diputados de 1993; en el caso del Senado, recién se puso en práctica en 2001.


POR:  GISELA CARPINETA - FELIPE YOPUR - TIEMPO.INFONEWS.COM
MARIANA CARBAJAL - PAGINA12.COM.AR
FOTOGRAFÌAS: WEB
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin