martes, 25 de febrero de 2014

Uganda aprueba ley que castiga la homosexualidad con cadena perpetua. "África despiadada e incivilizada"

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, firmó este lunes una ley que castiga con cadena perpetua los actos homosexuales "con agravantes", norma que endurece la persecución de su Gobierno de una orientación sexual tipificada ya como delito.


La Ley Antihomosexualidad fue aprobada por el Parlamento el pasado mes de diciembre, pero el presidente decidió posponer su entrada en vigor hasta conocer los resultados de un estudio encargado a un grupo de catorce científicos. El grupo concluyó que la homosexualidad "no es genética", sino una opción derivada de una conducta social "anormal".

Encargado tras las numerosas críticas recibidas por parte de la comunidad internacional, el grupo sostiene que "la homosexualidad no es una enfermedad, sino simplemente un comportamiento anormal que es aprendido a través de las experiencias de la vida"

En la firma de este lunes, retransmitida por la televisión pública ugandesa, el presidente refrendó este informe y señaló que la homosexualidad es producto de la educación recibida, y por lo tanto un factor corregible. También viene dada por motivos económicos, argumentó Musaveni, quien llamó a los homosexuales "mercenarios y prostitutas". "Muchos de nuestros homosexuales son mercenarios. En realidad son heterosexuales y se convierten por dinero, son como las prostitutas", dijo.


Musaveni aseguró además que no está preocupado por la incidencia que tendrá esta nueva ley en las relaciones internacionales de Uganda. "Las relaciones entre países deben basarse en la igualdad, no en el servilismo. Puedo aconsejar a nuestros amigos occidentales que no conviertan este tema en un problema, porque cuanto más lo hagan más perderán", afirmó.

La pasada semana, el presidente de EE UU, Barack Obama, advirtió de que la firma de esta ley sería un retroceso en la protección de los derechos humanos que complicaría la relación entre ambos países. El borrador del proyecto, convertido ahora en ley, fue presentado en 2009 con penas tan severas como la condena a muerte por la comisión de actos de "homosexualidad con agravantes". Este tipo de supuestos incluían la violación homosexual, las relaciones con menores de edad y discapacitados o cuando el acusado sea portador del VIH. La revisión del texto sustituyó la pena de muerte por cadena perpetua.

La pasada semana, el presidente ugandés firmó otra ley contra la pornografía que, entre otros comportamientos "insidiosos", prohíbe y castiga el uso de la minifalda. 

La Alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Navi Pillay, denunció la ley que castiga la homosexualidad en Uganda, ya que "institucionaliza la discriminación hacia homosexuales y podría alentar el acoso y la violencia contra personas en razón de su orientación sexual".


África y la homosexualidad

En la actualidad, la mayoría de los países africanos consideran ilegal la homosexualidad y algunas autoridadeshan hecho declaraciones en términos muy agresivos contra esos colectivos.

Nigeria es uno de los países más restrictivos y el pasado mes de enero aprobó una ley que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, algo que será castigado con 14 años de prisión para cada miembro de la pareja. Además, cualquier persona que muestre en público, de forma directa o indirecta, una relación homosexual será condenada a diez años de cárcel.

Zimbabue es otro país muy duro contra el colectivo homosexual y así lo ha demostrado su presidente, Robert Mugabe, quien en varias ocasiones ha hecho público su rechazo a los gays. "Merecen ser castrados. La Iglesia dice que la homosexualidad es una abominación. Lo es incluso en nuestra propia cultura. Si fuera por mí, me aseguraría de que (los homosexuales) van derechos al infierno y se pudren", ha llegado a afirmar.

Al norte de África, la homosexualidad está duramente penalizada, en algunos casos con pena de muerte como en Mauritania y Sudán. En el cercano Marruecos —considerado como destino gay, aunque minoritario— también es ilegal y, según su Código Penal, se castiga con una pena de prisión de entre seis meses y tres años y una multa de hasta 1.000 dirhams (unos 89 euros). Es especial el caso de Egipto, donde la homosexualidad no está prohíbida, aunque en la práctica no está bien vista y es reprimida. Tampoco es ilegal en Malí, Chad y Níger.

En el resto del continente, ser homosexual es ilegal en todos los países excepto en Congo, Gabón, Guinea-Bisáu, Namibia, Madagascar, Guinea Ecuatorial, Suazilandia y República Centroafricana, al menos de momento, puesto que la homofobia existente hace que puedan contar con leyes para penalizarla.

Sudáfrica es la gran excepción en el continente y, de hecho, cuenta con una ley que aprueba el matrimonio entre miembros del mismo sexo.


Un diario ugandés publica una lista con 200 supuestos homosexuales

Un diario ugandés publicó este martes el nombre de 200 personas acusadas de ser homosexuales, un día después de que el presidente ugandés llamara "mercenarios" a los gays y firmara la ley más dura contra la homosexualidad.
"¡Descubiertos!", titulaba el diario Red Pepper con fotos de ugandeses supuestamente homosexuales. La publicación sensacionalista también contaba escabrosas historias sobre presuntas acciones homosexuales.
"Los 200 principales homosexuales de Uganda con nombre y apellidos", añadía el periódico.

En 2011, el destacado activista de los derechos de los homosexuales David Kato fue golpeado hasta la muerte en su casa, después de que un diario publicara el nombre y la dirección de homosexuales ugandeses en su portada, junto a la frase "Colgadlos".

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, promulgó el lunes una ley que convierte la homosexualidad en un crimen pasible de cadena perpetua, ignorando críticas y presiones internacionales.

Las relaciones homosexuales ya eran castigadas con cadena perpetua en Uganda, pero con esta legislación, adoptada por aplastante mayoría el 20 de diciembre por el Parlamento, prohíbe toda "propaganda" de la homosexualidad y hace obligatoria la denuncia de cualquiera que se diga homosexual.
El presidente estadounidense, Barack Obama, había calificado de "paso atrás" esta medida, cuya aprobación "complicaría" la relación entre Uganda y Estados Unidos, aliado de Kampala.

Museveni, en el poder desde 1986 y cristiano evangélico, acusó a una parte de los homosexuales de serlo "por razones financieras", mientras que otros se vuelven "a causa de una mezcla innata de elementos genéticos y adquiridos".

Las influyentes iglesias evangélicas fomentan la homofobia en Uganda, donde los ataques contra los homosexuales son frecuentes.



Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió este martes al gobierno de Uganda que reforme o suprima rápidamente la ley que reprime severamente la homosexualidad.

Según su portavoz Martin Nesirky, Ban pidió "al gobierno que proteja a todas las personas contra toda violencia o agresión y espera que la ley sea revisada o anulada en la primera ocasión" que se presente.

"Todos los seres humanos deben tener los mismos derechos fundamentales y poder vivir una vida digna sin discriminación", agregó el secretario general de Naciones Unidas, quien subrayó que "este concepto figura en la Carta de la ONU, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la constitución de Uganda".
El lunes, Ban recibió al embajador de Uganda ante la ONU, Richard Nduhuura, para transmitirle ese mensaje, precisó el portavoz.


Por: Agencias EFE - AFP  -   20Minutos.es 
Fotografias: Web - AFP, Isaac Kasamani
Arreglos: Alberto Carrrera


No hay comentarios:

LinkWithin