viernes, 28 de febrero de 2014

Uganda: Cacería humana. Dolor y muerte en un país salvaje. "Manhunt"

Fue aprobada una ley que contempla cadena perpetua para los homosexuales en ese país. Historias de dolor y desarraigo.


La semana pasada fue aprobada  una ley que contempla cadena perpetua para los homosexuales en Uganda. Hubo repudio desde varios sectores del mundo. Y hay historia desgarradoras del horror que se vive ser gay y vivir allí. 

El testimonio de Jon Naomi, de 38 años, es impresionante. Tuvo que huir de Uganda cuando tenía 17 después de que unos jóvenes homosexuales fueran detenidos y obligados a decir los nombres de todas las personas con esa misma condición sexual. Entre ellos estaba él, según consigna el sitio KienyKe

"Aparecieron y detuvieron a algunos de los chicos gay. Los llevaron a la comisaria y les dieron una paliza. Después los obligaron a decirles los nombres de todos los homosexuales que conocían. Y mi nombre era uno de ellos. En Uganda si eres gay, vives con miedo. Te puede pasar de todo. Te pueden quemar vivo o hacerte quemaduras con cosas de plástico. A nadie le importa: ni a la gente ni a la policía", relata.

En Uganda viven 33 millones de personas y la mayoría ha declarado que ser homosexual es una abominación. La ley recientemente aprobada conocida como la “Ley mata gays” -que contempla cadena perpetua para los homosexuales y pretende “proteger la familia tradicional y a los niños”- se ha convertido en una cacería de brujas.

Jon Wambere, activista por los derechos gay, dijo que cada vez es más difícil la situación de homofobia, ya que ningún ugandés cuestiona a sus líderes políticos y religiosos porque la ley antigay fue impulsada por iglesias cristianas y evangélicas.


¿Qué dice la Ley?

No denunciar al vecino homosexual daría tres años de cárcel. Tener un libro o película de temática gay, siete años de prisión. Convivir en pareja con una persona del mismo sexo y tener relaciones sexuales, cadena perpetua.

Peor aún, el proyecto inicial contemplaba para aquellos denominados “homosexuales reincidentes” la pena de muerte. Este artículo sigue en estudio para ser aprobado.

Los que se declaren gays deben ser expulsados de sus familias y jamás volverán siquiera a dirigirle la palabra. En muchos casos terminan viviendo en las condiciones de mendicidad y vagando por las calles.

La influencia religiosa

En Uganda más del 60% de la población es cristiana, la mayoría son católicos y anglicanos, pero con un rápido crecimiento de número de iglesias pentecostales, los más rigurosos a lo que se refiere a la interpretación de la biblia.

Los líderes religiosos han convencido a sus fieles de que los gays buscan dominar el país e incluso del mundo y que quieren “reclutar” a los niños para convertirlos en homosexuales.

Pastores cristianos llegados de Estados Unidos pregonan que la homosexualidad es una adicción, una enfermedad que puede “curarse” y lo plantean como un tema más importante que la pobreza, la malaria e incluso la propagación del sida. Uno de los más pastores estadounidense con más seguidores Scott Lyvely, que tiene un programa de televisión y escribió el libro llamado “Atención: la esvástica rosa” en el que dice que los homosexuales son el movimiento más peligroso que pueda existir y los acusa de ser los fundadores del nazismo.

Para el líder religioso Salomón Male “Dios está en contra de la homosexualidad y lucharé para no permitir la homosexualidad. Estamos a tiempo y todavía se puede cambiar. Ese es el deseo de Dios”.

Por su parte los medios de comunicación son los que juegan uno de los papeles más importantes en la persecución contra la comunidad LGTBI. El semanario Rolling Stone (que nada tiene que ver con la revista de cultura rock) y Red Pepper, entre otros, sacan en primera plana los listados de nombres y fotografías de los homosexuales “detectados”. Incluso publican las direcciones de sus casas y el nombre de sus lugares de trabajo.

Esta ley causó malestar y repudio en la Unión Europea, uno de los mayores donantes del país africano y también del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien la calificó como “odiosa”. Por eso la aprobación de la ley estuvo frenada desde el 2009 por las críticas internacionales pero fue aprobada el pasado 20 de diciembre.


Tres países europeos retiraron su asistencia a Uganda por la ley antigay.


Holanda anunció el jueves en un comunicado que suspendía el apoyo al gobierno de Uganda, igual que Dinamarca y Noruega, que suspendió recursos por 8 millones de dólares. Con esta “ley antigay” Uganda podría dejar de recibir miles de millones dólares en ayuda humanitaria de parte de la Unión Europea y Estados Unidos.

El gobierno de Uganda afronta severos recortes en la asistencia que recibe del exterior después de que el presidente promulgara una estricta ley contra las personas homosexuales.

Al menos tres países europeos han retirado el equivalente a millones de dólares en apoyo directo al gobierno de Uganda, que depende de las donaciones externas para cubrir el 25% de su presupuesto.

Holanda anunció el jueves en un comunicado que suspendía el apoyo al gobierno de Uganda, igual que Noruega y Dinamarca.

Noruega canceló recursos por ocho millones de dólares aunque se desconocen las cantidades de otras naciones.

Washington también dejó entrever que podría reducir la asistencia a esta nación del este de África.

Las autoridades ugandesas reaccionaron con desdén a los recortes de la asistencia proveniente del exterior.

El presidente ugandés Yoweri Museveni dijo el miércoles ante gobernantes africanos durante una cumbre en el Congo que aunque para Occidente los derechos gay son un asunto "apreciado", "incluso las personas homosexuales necesitan electricidad".


Por: AP.  Diariouno.con.ar  -  Infonews.com
Fotografías: Web
Arreglos: alberto Carrera

No hay comentarios:

LinkWithin