viernes, 21 de marzo de 2014

Las joyerías seducen a las parejas gay auspiciando eventos de orgullo gay. Amor y glamour, más simbólicos que numéricos. "Jewels, Love and Glamor"

Tras comprometerse con su novia, Elizabeth Abbott fue a comprar anillos a una joyería cerca de su casa en Mineápolis. La tomó por sorpresa una pregunta de una vendedora: "¿Dos mujeres realmente pueden casarse hoy en día?".

Elizabeth Abbott y Andrea Uptmor muestran sus anillos de compromiso.

De todos modos, compró dos anillos de diamantes, uno para ella y otro para su prometida. La vendedora "era muy agradable, pero no sé si había conocido alguna persona gay antes", cuenta Abbott, de 30 años, coordinadora de veteranos en la Universidad de Minnesota.

La legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en 17 estados de Estados Unidos lleva a más parejas homosexuales a las tiendas a comprar anillos de compromiso. En la última década se concretaron más de 70.000 matrimonios legales entre personas del mismo sexo en ese país, según estimaciones de 2013 del Centro de Investigación Pew, basadas en parte en registros estatales. Los joyeros —desde grandes proveedores como Tiffany & Co. y cadenas de tiendas por departamento como Macy's Inc. hasta minoristas más pequeños y especializados y diseñadores de joyas— intentan cortejar este segmento pequeño pero creciente.

Antes de que el casamiento gay ganara impulso, las parejas del mismo sexo solían ir de compras juntas, en busca de alianzas de oro simples, señala Jeffrey Bennett, vicepresidente de Tiffany & Co. que dirige la tienda principal de la joyería de lujo en Manhattan.

Ahora, observa una "adopción de ese sentido tradicional del compromiso", en el que sólo uno de los dos va a la tienda, en busca de diseños más elaborados para una proposición sorpresa. Los hombres, dice, incluso piden piezas con grandes diamantes, como el Etoile, que tiene un estilo algo masculino, con diamantes incrustados a más profundidad en el metal.

El anillo Etoile de Tiffany es popular entre parejas de hombres.

"Puedo tener el anillo que quiera en mi dedo", asegura Douglas Marshall, escritor que vive en Nueva York y cuyo prometido le dio un anillo de compromiso con un diamante de corte esmeralda con barritas delgadas, colocadas sobre platino, en diciembre de 2013. "Mi anillo es más lindo que los de algunas de mis amigas", dice.

Macy's está cortejando este segmento participando en ferias de bodas de personas del mismo sexo, colocando avisos en publicaciones que apuntan a ese público y auspiciando eventos de orgullo gay, según el vocero Orlando Veras.

En Signet Jewelers Ltd,cuyas marcas incluyen minoristas que venden sus productos en centros comerciales, David Bouffard, vicepresidente de asuntos corporativos, prefirió no hablar sobre los esfuerzos para atraer parejas del mismo sexo pero afirmó que las tiendas de la empresa "tratan a todos los clientes de la misma forma y con los mismos niveles sobresalientes de servicio al cliente".

Douglas Marshall recibió este anillo de su comprometido.

Muchas empresas afirman que quienes compran anillos para parejas del mismo sexo son un grupo tan reducido que no siguen sus números. Oliver Chen, analista de minoristas especializados y de lujo de Citigroup, afirma que el grupo demográfico es "más simbólico que numérico".

No obstante, hay cierta evidencia de que las parejas comprometidas del mismo sexo son más propensas a comprar más anillos —y más costosos— que las heterosexuales. Muchas parejas gay compran dos sortijas de compromiso, una para cada uno. Una encuesta realizada por la firma de investigación de mercado de gays y lesbianas Community Marketing Inc. y el Gay Wedding Institute entre unas 1.000 parejas del mismo sexo descubrió que 66% de las de mujeres y 19% de las de hombres compraban anillos de compromiso. Un estudio reciente de Prudential Financial, una firma de servicios financieros, descubrió que el ingreso mediano de hogares de parejas del mismo sexo, bisexuales y transexuales era casi 25% más alto que el de la familia estadounidense promedio.

El precio promedio de un anillo de compromiso en EE.UU. en 2012 fue de US$4.000, según un informe del grupo Jewelers of America. Un estudio de la consultora de gestión Bain & Co. mostró que el mercado de joyas de diamantes para compromiso y bodas en 2012 fue de US$11.000 millones.

Salir a comprar un anillo puede ser incómodo para las parejas del mismo sexo. Algunas parejas de hombres dicen que los vendedores asumen que son un hombre que busca un anillo acompañado de un amigo. Y algunas parejas de mujeres señalan que los joyeros creen que son sólo amigas que salen a ver anillos para pasar el rato.


Algunos consumidores homosexuales afirman que prefieren comprar sus anillos en Internet. Cuando uno busca las palabras "gay engagement ring" en Google en EE.UU., uno de los primeros sitios que aparecen es el de Mervis Diamond Importers, una joyería de propiedad familiar que vende artículos en línea y tiene tiendas en varias ciudades de ese país.

El sitio web de Mervis no menciona el matrimonio del mismo sexo, pero la empresa afirma en la página que apoya "la igualdad de matrimonio y ¡diamantes fabulosos para todos!".


Por: Charlie Wells- Online.wsj.com
Fotografìas: Web
Arreglos: Alberto Carrera

No hay comentarios:

LinkWithin