domingo, 12 de agosto de 2012

GIRLS LO NUEVO DE HBO. LA ANTÌTESIS

Una nueva serie en la cual hay cuatro mujeres protagonistas
Las chicas no sólo quieren divertirse.

Se llama Girls y toma distancia de aquel éxito televisivo de finales de la década del ’90, Sex and the City. Diálogos picantes, té de opio y poca importancia por la ropa de marca.


Qué pasaría si se cruzaran por las calles de Nueva York los dos grupos de cuatro mujeres? Unas, con bolsas de Manolo Blahnik, Dolce & Gabbana, recién salidas de la peluquería y yendo a uno de los lugares más exclusivos de Manhattan a tomarse un “Cosmopolitan”. Mientras que las otras, quizá, vienen de tomarse un té de opio o acompañan a una de ellas a realizarse un aborto y que no llega al consultorio debido a la que decide entrar a un bar de barrio y termina teniendo sexo con un joven en el baño del lugar. ¿Qué diría la voz en off de Carrie Bradshaw –el personaje de Sarah Jessica Parker en la exitosa serie Sex and the City– de la nueva serie Girls, que dan sus primeros pasos en la madurez, que no sostienen la estética como fundamento, luchan para llegar a fin de mes, conseguir trabajo y mantener relaciones, tanto humanas como sexuales, que distan mucho de ser perfectas?

A 14 años del estreno de Sex and the City, la nueva serie de HBO, Girls, podría asociarse, erróneamente, con ella. Es cierto, la trama está centrada en cuatro amigas que viven en Manhattan. Y los personajes están en algunos puntos estereotipados y en otros cercanos a su antecesora. La protagonista Hanna Horvath –interpretada por Lena Dunham que también es la escritora de la serie– es una aspirante a escritora, así como el personaje de Parker era periodista; Marnie Michaels (interpretado por Allison Williams) es el personaje más centrado de las cuatro y trabaja como asistente en una galería de arte; Jessa Johansson es la más liberal, una británica que viajó por el mundo y recién llega a Nueva York; y por último, su prima, Shoshanna, que trata de vivir al estilo Sex and the City, incluso tiene un póster en su cuarto de la serie, la única de las cuatro que sigue estudiando (el resto ya se recibió). En los primeros capítulos su distintivo, además de recurrir a varios libros de autoayuda, es su virginidad. Pero Girls plantea desde el vamos un humor distinto, que se ríe de las tragedias cotidianas y remarca situaciones humillantes. Que muestra los encuentros sexuales lejos de ser perfectos y sin demasiados tapujos. Y que rompe también con la estética, el caso de Dunham que no entraría en los estándares de belleza planteados por Sex and the City, y con la idea de mujeres preocupadas por la ropa y el poder. Como explica Dunham cuando habla del casting: “Era importante para nosotros que incluso las chicas que se suponen más lindas del show –como Jess–, son hermosas como alguien que realmente podrías conocer”.


Pero, es cierto, en algún punto se tocan y desde la serie no omiten ese detalle. Por ejemplo, en el primer capítulo, Shoshanna le muestra a su prima un póster que tiene en su living de Sex and the City y le pregunta “qué tipo de persona es y cuánto se parece a los personajes de esa serie como Carrie o Samantha”. Y Dunham tampoco tiene problemas en admitirlo cuando se le pregunta por esa influencia: “En la víspera de Año Nuevo, me senté con mi madre y vi un maratón de Sex and the City. Tenemos un respeto por esa serie y una comprensión de que de las chicas que estamos escribiendo están en un post Sex and the City. Ninguna chica puede, jamás, mudarse a Nueva York sin pensar que están teniendo un momento Sex and the City. Pero el tipo de expectativas que crea no se puede cumplir en la vida actual de Nueva York. Espero que esa sensación de no saber muy bien tu lugar, y estar en busca de amor, y navegar por tus amistades resuenan en las personas de todas partes. Y luego, ya sabes, todo el mundo entiende a las tetas”.

La época es distinta. En su momento el logro de la serie protagonizada por Parker fue mostrar mujeres independientes y que hablaban sin tapujos de su sexualidad, pero el resto quedaba en una capa frívola donde se resumía en buscar a un hombre, comprar ropa y ser “lindas”. Esto no implica que la serie de Dunham muestre todas las vertientes de una crisis que afecta a la sociedad. Pero sí una faceta más cruda y real de un sector con personajes y relaciones más humanas y creíbles.

Girls lleva emitidos, en el país, tres capítulos por HBO y luego de su primera temporada en los Estados Unidos ya fue nominada a cinco premios Emmy –como mejor serie cómica, como mejor actriz cómica, dirección y escritura de una serie cómica (los tres para Dunham) y como mejor casting–. Varias escenas pueden destacarse de los, hasta ahora, tres capítulos emitidos en la Argentina: charlas sobre el aborto, encuentros sexuales extraños, pero una que merece destacarse, para no arruinar además otras para quienes no vieron aún la serie, es cuando el personaje de Dunham, luego de tomarse un té de opio, va a visitar a sus padres para mostrarles sus ensayos y pedirles que no le corten la plata que le envían mensualmente y les dice que ella es “la voz de mi generación o, al menos, una voz de una generación”



Opinión

Personajes nuevos en televisión
Por Dalia Gutmann
Actriz y locutora (Girls)

Hay muchas formas de ver Sex and the City. El que vio por arriba piensa que son cuatro boludas, yo las redefiendo. Mostraba el mundo femenino de minas sin problemas económicos, pero no por eso era una serie superficial. Al ser un producto televisivo tenés ciertos límites y pasó hasta donde pudo. Pero abrió una puerta. Girls va a ser superadora pero sin Sex and the City no sé si se hubiera podido hacer o si se entendiera. Si decís tipo Sex and the City abre una marca registrada, nunca la subestimaría.

En primera medida una gran diferencia es que no son personajes que uno acostumbra a ver, no son televisivos y eso lo hace más interesante. Por ejemplo, el muchacho con el que está la protagonista no es de esos tipos inalcanzables como los de Carrie, es un tipo que te podés cruzar en un trabajo o facultad. Y en eso es mucho más real, no son todas lindas que se visten hermoso y son perfectas, te sentís más identificada con estas minas. En los cuerpos, el maquillaje, la ropa. Yo podría haber estado en este grupo de amigas tranquilamente. No sólo es más humano y más terrenal sino más descarnado.

Por otro lado, a todas nos gusta estar lindas pero no es la prioridad en mi vida y en Sex and the City parecía que era la prioridad pero acá no, son chicas con otros nortes mucho más allá de estar espléndidas y eso sí es una gran diferencia. En una escena, aparece una en el baño, que no sé si está cagando, y eso Sex and the City no lo hubiese hecho nunca, da un paso más, se muestra más el mundo femenino. Se nota que lo escribió una mujer. Como mina cada vez que veo algo del sexo femenino escrito por un hombre me doy cuenta, pero cuando está escrito por una mina que quiere contar su mundo, una chica que es más loser que winner como la mayoría. Lena se anima a contar más y no está reparando en qué van a opinar los hombres.


POR: Leandro Filozof.  VEINTITRES.INFONEWS.COM
ARREFLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin