miércoles, 7 de marzo de 2012

TAYLOR KITSCH: ENTRE DOS MUNDOS

Marcianos al ataque

Entrevista. Taylor Kitsch. El musculoso canadiense encarna al héroe de “John Carter: entre dos mundos”, superproducción de Disney sobre un soldado de la Guerra Civil que va a Marte, y que se estrena el jueves.


Marte. El planeta rojo ha sido siempre epicentro de derivaciones fantásticas. Desde la época en que los escapismos valían centavos y eran simplemente letras (la original forma del serial por entregas de John Carter From Mars , escrito por el creador de Tarzán, Edgar Rice Burroughs) hasta hoy, donde el cuarto planeta del sistema solar, cuna de paranoias sci-fi, aparece otra vez de la mano de la megaproducción de Disney, John Carter: entre dos mundos , que se estrena aquí pasado mañana.

Demostración del dominio de Pixar en el cine moderno, John Carter: entre dos mundos es la primera película “de carne y hueso” dirigida por Andrew Staton, realizador, entre otras, de la próxima a reestrenarse en 3D Buscando a Nemo y ese reciclaje de la comedia muda pre- El artista que fue Wall-E .

John Carter: entre dos mundos es la recreación de la fantasía heroica de Rice Burroughs, que coincide con el centenario de la saga, y narra cómo un soldado de la Guerra Civil es transportado a una Marte moribunda, desértica, en guerra, y ahí (en el planeta que ellos conocen como Barsoom) John Carter se despacha con la rutina Príncipe Valiente del original, pero le suma el cariño Pixar y un gigantismo (no invasivo) a la hora de crear el planeta entre sets y computadoras.

Pero, más allá del corazón Pixar, hace falta un héroe, un tipo, literalmente, de otro planeta. Y ése es Taylor Kitsch, que saltó a la fama en la serie Friday Night Lights y que además de cumplir a rajatabla con el rol físico (muñecazo de acción, con pectorales donde puede rallar el parmesano) es muchísimo menos unidimensional que el John Carter original.

En charla exclusiva con Clarín , Kitsch recordaba el primer contacto con el material de base: “No había leído nada hasta que tuve mi primera reunión con Andrew Staton. Y después de esa reunión, quedé impregnado con la energía que él irradiaba a la hora de hablar de este proyecto. De hecho, salí de esa reunión y fui directo a la librería a conseguir los libros. Aparte no había un guión, entonces intentaba imaginarme, al leer el libro, en ese mundo, en ese tipo de fantasía.” Agrega que el libro “no es el tipo de material que prefiero a la hora de la lectura”. Pero John Carter no es primer héroe del panteón geek que Kitsch interpreta. Ya había sido el cajún Gambito, personaje de Marvel Comics que aparece en la película Wolverine: Orígenes . A la hora de reflexionar sobre su aparente imán para este tipo de personajes, sostiene: “Creo que la belleza de poder hacer esos roles es que son realmente diferentes, aunque a veces se ignore eso detrás de la supuesta fachada bidimensional de estos personajes. Les ponés el cuerpo, tiene que ser más que una idea canchera o un traje de diseño. En el fondo, seas Gambito o John Carter, o el personaje de fantasía que sea, lo importante es con quién te rodeás y trabajar con gente que te hace feliz. Como Hugh Jackman en Wolverine , o John Travolta (en la todavía no estrenada Savages ). Es todo parte del recorrido.” Pero de hecho para Kitsch, Carter “es un tipo común en situaciones extraordinarias. No es un superhéroe, no tiene poderes de superhéroe. Son sólo nuevas circunstancias en su vida, que se parecen a las viejas, y él tiene que hacerse cargo.” Extraño, al menos si uno considera que Carter pega brincos dignos de un saltamontes (por la densidad de sus huesos), pero eso demuestra la entrega física que le significó a Kitsch un rodaje de meses en el desierto de Arizona. “Fue un desafío muy grande. Fue duro. Tuve que aprender a usar la espada, a cabalgar bien, a estar colgado de cables para que te filmen una, y otra, y otra vez más. Fue difícil convertirse en John Carter. Pero definitivamente valió la pena.” Kitsch sostiene que pasar de “estar, por no poder pagarla, sin luz tres meses en Los Angeles, cosa que me pasó apenas me mudé desde mi Canadá natal, hace que transpirar y sufrir en un mega rodaje no sea tan grave”. Pero la experiencia parece haberse prendido en él, sobre todo el poder filmar junto a Stanton: “Amé cada segundo que pasé al lado de él. De verdad creo que es uno de los más grandes narradores de nuestros días, y va a continuar creando estas historias que, como actor, te morís por ir al set, por estar en el día a día, y, como público, es el tipo de material con el que crecés, ése que te define como persona. Cuando tenés el gusto de estar en las ‘trincheras’ con estos tipos, entendés por qué irías a la guerra con ellos. Incluso si no nos dejan hacer una secuela, con suerte, volveríamos a trabajar juntos.” Kistch compartió set también con un invisible, ya que su personaje está animado, Willem Dafoe (“Cuando podés dar un paso atrás, y los ves, haciendo de marciano, y demostrándote por qué es Willem Dafoe, entendés por qué es un actor extraordinario.”). Pero al hablar de sus héroes menciona a “Daniel Day-Lewis, a Sean Penn, desde Philip Seymour Hoffman a Gary Oldman, amo a esos tipos. Paul Newman, si hay que hablar de clásicos”. Y a la hora de su futuro, más allá de su insistencia en querer hacer otra John Carter y habiendo sido parte de la próxima película de Oliver Stone (“Te obliga a dar mucho, te fuerza a salirte de tu zona de confort”), Kitsch vuelve al dogma que lo define y que hace de John Carter: entre dos mundos una experiencia distinta: “Me gustaría volcarme al cine independiente por un ratito. Uno nunca sabe. No quiero ponerme ambicioso. Pero la dirección a la que quiero apuntar es a la de un cine fuerte en personajes.” «


TRAILER:


"Y PARA DISFRUTAR UN POCO MÁS DE ESTE ACTOR, AQUÍ ALGUNA FOTOS"












POR: Mario Zabala.  CLARIN ESPECTACULOS
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin