miércoles, 17 de octubre de 2012

17 DE OCTUBRE DÌA DE LA LEALTAD PERONISTA. PUTOS PERONISTAS

Otro 17 de octubre: "El peronismo es magia"

Pablo Ayala, el fundador de la Agrupación Nacional Putos Peronistas y militante de la JP de La Matanza, ofrece otra mirada sobre una de las fecha. El peronismo y la diversidad.


Si bien durante el kirchnerismo surgieron diversos movimientos políticos y sociales, la Agrupación Nacional Putos Peronistas es uno de los más singulares. Según ellos mismos se definen, se trata de un espacio conformado por un centenar de militantes “travestis, trans, tortas y putos del pueblo” provenientes de La Matanza y que llevan adelante la defensa de la diversidad a través del ideal peronista. Paradójicamente, Pablo Ayala, uno de sus fundadores, es heterosexual.

En diálogo con INFOnews, y al cumplirse un nuevo aniversario del 17 de octubre, una de las fechas más emblemáticas para el partido peronista y en la que la clase obrera fue la gran protagonista, Ayala nos ofrece una mirada diferente sobre un partido que continúa generando amores y odios en la sociedad argentina.

Con 35 años, quien también es militante de la JP de La Matanza y autor del ensayo Peronismo y Diversidad, sostiene que el partido fundado por Juan Domingo Perón es el único capaz de representar a humillados y ofendidos. 


INFOnews: ¿Cómo se dio tu acercamiento al peronismo?

Pablo Ayala: Fue surgiendo naturalmente. Mis abuelos habían venido a la Argentina de la posguerra italiana y siempre se hablaba de Perón en casa. En cambio, mis viejos eran más de la izquierda, pero cuando yo era adolescente mi vieja hacía un laburo social yeso la acercó al peronismo. Generalmente las generaciones son abuelo peronista, hijo no, nieto sí. Luego, en los ’90 me terminé dando cuenta de que el peronismo iba más allá del PJ o de Carlos Menem. En el secundario empecé a militar con algunos compañeros asumiéndonos como de la izquierda peronista. Ahí empezamos a militar en los barrios y, ni bien llegó el kirchnerismo, nos sumamos de una.

IN: Te calificás como un "enfermo peronista". ¿A qué se debe ese fanatismo? ¿Qué fue lo que te atrajo del movimiento?

PA: El peronismo es magia, es algo que atraviesa todo. Es la juventud, es el Padre Mugica, es Claudia Falcone y también es esa capacidad de guerra, de dar batalla y de unir las causas nacionales y populares.

IN: Al cumplirse un nuevo aniversario del 17 de octubre, ¿qué importancia histórica considerás que tiene para tu generación?

PA: Lo vivimos muy felices. En los ’90, discutir el peronismo era dar explicaciones, y hoy es marchar con un montón de compañeros que te llaman para preguntarte qué vas a hacer mañana. Donde me llaman, yo estoy. Soy un fanático del peronismo.
En mi caso, por la mañana voy a ir al primer casamiento de un compañero PP (Putos Peronistas) que eligió ese día para celebrarlo. A la tarde, voy a ir a la Plaza, con los compañeros que me encuentre por el camino espontáneamente. Voy a estar ahí para meter las patas en la fuente. No hay remera mía que no sea de Perón, tengo un tatuaje en el brazo. Lo mío ya es una enfermedad (ríe).

IN: Durante los últimos años se vio un avance de los jóvenes en la militancia. ¿Cómo ves esa reconciliación entre la juventud y la política?

PA: Es algo maravilloso. Es un proceso que nos atraviesa a todos de tal manera que veo gente que jamás opinó de política y que ahora hasta se ponen en contra. La llegada de Kirchner ha sido tan maravillosa que nos devolvió la política. A favor o en contra, te obliga a tomar posición. Es muy positivo, porque nuestro problema, en los ’70, fue la ausencia de una generación; y luego la que fue traicionada por la democracia, la que fue condenada a cartonear. El fenómeno juvenil ya se observa desde el 20 de diciembre de 2001, desde la muerte de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán que son los grandes hitos de mi generación.

IN: ¿Cómo surgió PP? ¿Cuál es la relación del peronismo con las minorías?

PA: Me gusta leer e interpretar esa relación que el peronismo tiene como un pedazo cultural de nuestro país. Las murgas en sus inicios fueron peronistas, de hecho La Marcha es de una murga; el rock nacional, con Roque Narvaja, Moris, también peronistas. Me gusta ver cómo el peronismo se cuela por todos los lugares culturales y, en esa búsqueda, me encontré con la gente FLH (Frente de Liberación Homosexual) y me partió la cabeza ver cómo la gente se hacía cargo de su identidad sexual y política y salía a la calle.

Cuando fuimos por primera vez a la Marcha del Orgullo Gay fue un trabajo de campo. Eramos 4 compañeros heterosexuales, los 3 primeros PP levantando una bandera que decía Putos Peronistas La Matanza. Cuando empezamos a caminar, todo el mundo empezó a cantar la Marcha Peronista y pensé: “Acá hay algo, acá hay una historia que nadie había transitado antes”.  Yo le explicaba a Iara (travesti, protagonista de la película Putos Peronistas) que el peronismo le pasaba por el cuerpo y no por los libros; que el peronismo son sus problemas, es la discriminación que sufre, la manera en que se defiende en la calle.



IN:  Si bien ya no formás parte de la Agrupación desde la conducción, seguís presente...

PA: Soy de los que no creen en esa cosa de rubios conduciendo a morochos, ni heterosexuales a homosexuales. No quería ser la piedra en el zapato. Sigo acompañándolos, no ha habido una división, sólo que los compañeros eligieron una conducción y yo acompaño, soy un compañero más. Es como cuando uno tiene hijos: hay que dejarlos caminar solos. Y siguen caminando.


PUTOS PERONISTAS EL DOCUMENTAL



POR: Gisela Carpineta INFONEWS.COM
ARREGLOS FOTOGRÀFICOS: ALBERTO CARRERA


No hay comentarios:

LinkWithin