sábado, 9 de julio de 2011

MÀS ALLÀ DE LOS MIEDOS........

Todos fuimos hechos para volar, para darnos cuenta de nuestro increíble potencial como seres humanos. Pero en lugar de hacer eso, nos posamos en nuestras ramas, aferrados a las cosas que nos resultan familiares.

Las posibilidades son infinitas pero, para la mayoría de nosotros, permanecen sin ser descubiertas. Nos conformamos con lo familiar, lo cómodo, lo banal. De modo que para la mayoría nuestras vidas son mediocres en lugar de ser excitantes, emocionantes y plenas.

El amor-conciencia es el amor incondicional dentro de todos los seres, una experiencia que se mantiene expandiéndose cuando nos sumergimos en lo profundo de nosotros mismos. No es una experiencia extraña o etérea, sino algo muy concreto y natural; probablemente ya lo has experimentado en momentos de tu vida: tal vez mientras compartías con un bebé, expresando tu creatividad, viendo un atardecer o meditando.

En la mayoría de nosotros la mente inconsciente está inventando miedos y dudas que nos mantienen aferrados a nuestros patrones autodestructivos, yo enseño simplemente a enfocarnos en el amor. Luego, todo lo que proviene del miedo empezará a desvanecerse.
En la sociedad moderna, muchos tenemos la tendencia a pensar que si algo es fácil no tiene valor. El dicho “lo ganarás con el sudor de tu frente” resume esta perspectiva. Algunos creemos que la única manera de lograr la libertad es a través de concentrarnos seriamente mientras meditamos en posiciones complejas e incómodas para el cuerpo. A otros les han enseñado sus padres o algunas religiones que el sufrimiento es el camino a la liberación.

Miramos la vida a través de una ventana y está manchada por las creencias e ideas adoptadas del pasado, esta superficie distorsionada crea nuestro mundo y gobierna nuestra percepción del universo. En la mayoría de los casos, nuestras ventanas están cubiertas por la mugre y el polvo de toda una vida, nublando nuestra visión, bloqueando la luz de la verdad de nuestra vista.

La ventana de la mente se ensucia cuando el subconsciente se llena de opiniones basadas en la autocrítica y el miedo. Desafortunadamente, éste es el caso de muchos de nosotros y por ende los pensamientos incesantes y erráticos son nuestros compañeros constantes. Nuestras mentes adultas demandan en todo momento nuestra atención, mientras saltamos de una distracción a otra. Este pensar incesante afecta nuestro sistema nervioso y en pocas ocasiones habitamos en el momento presente, que es donde podemos encontrar la paz.

¿Cómo logran esto nuestros pensamientos? El secreto yace en la vibración. Nuestros pensamientos tienen una vibración, así como cualquier sonido la tiene. Ellos resuenan dentro de nuestro sistema nervioso, afectando nuestro ritmo vibratorio interno. Cuando nuestros pensamientos son erráticos y conflictivos crean una vibración disonante en el cuerpo. Cuando nuestros pensamientos son armoniosos y creativos la vibración es elevada. Sin embargo, dentro de los límites de este caos interno hemos encontrado cierta comodidad. Es un espacio definido por todos nuestros miedos y limitaciones, pero dentro de estas restricciones está todo lo que conocemos, todo aquello en lo que creemos y confiamos. Allí, nuestras experiencias pasadas gobiernan cada uno de nuestros pasos.

Como existe cierta comodidad en la posición que hemos alcanzado para nosotros mismos, abrazar nuestra grandeza, creer que merecemos vivir con todo nuestro potencial, es lo más difícil de hacer. Incluso cuando tenemos sueños que nos gustaría realizar, es difícil salirnos de nuestras zonas de confort. Queremos resultados, esperamos cosas buenas, incluso buscamos oportunidades, pero ¿estamos dispuestos a soltar aquello a lo que estamos acostumbrados para lograr nuestros deseos provenientes del corazón?

POR: ISHA. DIARIOLOSANDES
ARREGLOS FOTOGRAFICOS: ALBERTO CARRERA

No hay comentarios:

LinkWithin