domingo, 17 de julio de 2011

URUGUAY: Homosexuales combaten la discriminación con una "chuponeada" masiva

Cerca de trescientos uruguayos se concentraron hoy para combatir la discriminación sexual con una "chuponeada" -como se denomina en el país a los besos apasionados- en la puerta de un bar acusado de haber expulsado a una pareja de homosexuales por besarse en su interior.

Gays, transexuales, lesbianas y heterosexuales, jóvenes en su inmensa mayoría y convocados exclusivamente a través de las redes sociales, acudieron ante las puertas de la discoteca "Viejo Barreiro" de Montevideo, para entre risas, bailes y música, besarse para denunciar la homofobia que a su juicio impera aún en el país, uno de los más avanzados de América en derechos para los homosexuales.
Esta convocatoria, que se saldó con "chupones" bastante comedidos entre las parejas participantes, se detonó el pasado fin de semana, cuando dos chicos que festejaban un cumpleaños en el local fueron expulsados por la seguridad por darse un beso, según explicó a Efe Mauricio Coitiño, uno de los portavoces de la organización defensora de los derechos homosexuales Ovejas Negras.

"Se les dijo que no se besaran y que tenían que retirarse. Los muchachos dijeron que era discriminación, pero aún así los echaron. Directamente fueron a comisaría y presentaron la denuncia. Luego comenzó a correr la voz a través de Facebook y surgió la idea de hacer esta actividad, que Ovejas Negras decidió apoyar", dijo Coitiño.

Los responsables del "Viejo Barreiro", Mariano Gambaro y Diego Fernández, niegan ese extremo y consideran que los dos jóvenes fueron expulsados "por mantener actitudes obscenas en público, algo que va más allá de un beso".

"No hemos echo pública nuestra versión completa del asunto porque está en marcha una investigación judicial. Nos molesta el escarnio público por esto, ni nosotros ni el local han sido nunca homófobos y nos vemos metidos en este circo mediático", dijeron a Efe mientras aguardaban la "chuponeada" en el interior del local, que no abrió "porque no se sabe lo que puede pasar".

Más de 6.900 personas habían anunciado en Facebook que acudirían a la concentración, mientras que en la red social el debate por el suceso se pobló de amenazas e insultos tanto a favor como en contra de la iniciativa que al final no se realizaron.

De hecho, la convocatoria callejera culminó con un pedido para que el "Viejo Barreiro" siga siendo un espacio más de la noche montevideana y que "haga mucha plata".

"Esto no es un ataque al Viejo Barreiro, es una campaña en favor del amor, con algo que conmueve como un beso. Cumple el objetivo de visualiar el movimiento y ya logró que la sociedad civil salga de su gueto y se manifieste. No queremos arruinar a un boliche (discoteca), aunque también podían haber salido y darse un beso con su señora", apuntó Bruno Baumann, uno de los organizadores del evento.

Al final, los "chuponeadores" decidieron culminar su particular protesta en cuatro fiestas repartidas por toda la ciudad y se mezclaron con la multitud de ciudadanos que a esas horas festejaban en las calles el pase de Uruguay a semifinales de la Copa América a costa del equipo argentino.

Así las cosas, no fue nada extraño que los organizadores pidieran por los altavoces al finalizar la gran "chuponeada", un "chupón" particular para los jugadores de la selección, lo que fue jaleado con entusiasmo por los presentes.

Uruguay, país pionero en contar con educación pública, laica y obligatoria a finales del siglo XIX, ha aprobado en los últimos años leyes para permitir la unión homosexual y la adopción de parejas del mismo sexo, que también están autorizadas a adoptar niños.

En Montevideo la comunidad homosexual es bastante reconocida y sus bares y locales funcionan sin ningún impedimento, si bien las quejas sobre comportamientos homofóbicos son cada vez más frecuentes, según sus representantes.

POR: MDZ

No hay comentarios:

LinkWithin