domingo, 30 de noviembre de 2014

Colombia: Ismael el sacerdote gay. Vejez homosexual, indiferencia, arrogancia y omisión de todos.

Diez años de Colombia Diversa. La historia del sacerdote Ismael. 'He sido atacado por ser homosexual'. El religioso asegura que ha sido víctima de discriminación en su comunidad. Su caso es parte de una investigación sobre la vejez gay en Colombia, en la que se concluye que es urgente la atención psicosocial para esta población.


Con más de sesenta años, Ismael**, proveniente de una familia conservadora compuesta por tres hermanos gays, continúa dedicando su vida al sacerdocio. Desde muy joven tuvo claro que era homosexual. Siendo monje benedictino optó por ser eremita, que, en sus propios términos, se trata de llevar una vida en soledad con la opción de estar acompañado. En su mente está presente aquel día de junio de 1978, fecha en la que presenció la celebración del Día del Orgullo Gay en Nueva York y conoció el entonces popular bar Stonewall Inn.

Desde su ingreso al seminario fue blanco de distintas formas de violencia por ser homosexual. Al narrar los insultos, los golpes y la incansable persecución que aún enfrenta, su voz se quiebra: “Inclusive en el monasterio en Bogotá llegué a ser atacado físicamente por otros monjes”. Oficialmente está vetado por la arquidiócesis para ejercer labores sacerdotales. Sin embargo, tras el apoyo y respaldo de sus feligreses, sigue celebrando la eucaristía. Ismael asegura que, a pesar de la norma de celibato o castidad, en suma a la homofobia institucional, muchos de los otros monjes y sacerdotes también son homosexuales.


Se atrevió a desafiar a la iglesia católica y lo hizo de distintas maneras. Escribió una tesis que desarrollaba argumentos inclusivos de la homosexualidad en la vida sacerdotal. Sin embargo, su trabajo fue criticado, censurado y, al día de hoy, desaparecido de las fuentes de información físicas y digitales en las que se encontraba. El intento de apoyar a otros sacerdotes con una condición como la suya fue infructuoso. Recibió amenazas, golpes y calumnias por querer ayudar. No obstante, y en sus propias palabras, su mayor logro lo obtuvo al conformar un grupo de encuentro que le permitió a un buen número de adultos mayores gays compartir experiencias y encontrar otros caminos para conciliar sus creencias religiosas ante la discriminación constante que sufren por su orientación sexual.

La discriminación no sólo se enmarca en su vida religiosa. De varios bares y discotecas ha tenido que retirarse por las actitudes despectivas y las burlas de otros clientes, o sencillamente porque los porteros o dueños de estos establecimientos se lo impiden.


Ismael sigue luchando para superar los obstáculos que ha llamado retos. Permanece su batalla contra un cáncer de próstata, por el que fue intervenido quirúrgicamente recientemente, así como por lograr condiciones dignas de trabajo y ser reconocido como igual por sus semejantes.

Investigaciones recientes en el campo de la vejez homosexual se han desarrollado en países como Estados Unidos, España, Argentina y Brasil. Dichos estudios concluyen la importancia de volver la mirada hacia aspectos relacionados con la salud física y psicológica, así como la garantía de políticas públicas y programas sociales encaminados a satisfacer las necesidades particulares de esta población. En nuestro país, y en el caso particular de Bogotá, no se conocen investigaciones o iniciativas al respecto, aunque existen pocas organizaciones que trabajan a favor del reconocimiento de los derechos de la población adulta mayor.


Por medio de mi investigación Discriminación social y estrategias de afrontamiento en los procesos de envejecimiento y la vejez de hombres homosexuales, presentada a la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, pude identificar varios aspectos a través de relatos de adultos mayores homosexuales mayores de 60 años que asisten al Centro de Atención Integral a la Diversidad Sexual de Bogotá. Entre los participantes estuvo Ismael.

Los resultados muestran que las características de la discriminación más comunes son la homofobia, la pérdida de vínculos y la violencia emocional por parte de las familias, condiciones de salud desatendidas por los altos costos de los servicios, el ocultamiento forzado de la orientación sexual en los ambientes laborales y el trato desigual en espacios de homosocialización. Además se evidencia un sentimiento de soledad generalizada.

Pero lo más importante de este estudio es invitar a ahondar en investigaciones que busquen mejorar las condiciones de la vejez homosexual en Colombia. Es urgente adelantar acciones para la atención psicosocial con enfoque diferencial para contribuir con un mejoramiento en la calidad de vida de estas personas.


Por: Marlon Ricardo Acuña Rivera - Psicólogo investigador del Centro Nacional de Memoria Histórica - Elespectador.com
Imegenes: Web
Arreglos: AC

No hay comentarios:

LinkWithin