martes, 15 de abril de 2014

Maestra Normal de Juan Pablo Geretto y su paso por Mendoza. Talento de principio a fin.

Suena una versión instrumental de “Aurora”; se abre el telón y en un banco de madera está la directora de la escuela primaria. De impecable traje blanco y celeste, maquillada y peinada con un jopo a los ’80, sobresale de la figura esta docente personificada por Juan Pablo Geretto, en pleno acto de inauguración del patio techado del colegio.


Este episodio feliz para cualquier institución pública, se transformará en una completa catarsis histérica de este personaje creado por Geretto, desde el propio recuerdo de sus educadores, y la figura de la típica maestra argentina. 

“Ya nos va a llegar el subsidio”, desliza después de retar a Beba una de sus compañeras, que maneja la luz del escenario. Así entre chistes que se conectan uno tras otro, desmenuza la realidad del colegio al cual ella, como tantas otras docentes, le dedicó su vida para formar a los hombres del futuro. “¡Pero che! Si les salvo la vida y después me roban la cartera”, concluye su crítica a esa visión de la escuela como transformadora y guía fundamental en el crecimiento de los chicos.


San Martín, Sarmiento, Mariano Moreno, la visita de la ex directora Dorita, el recuerdo de las golosinas que formaron parte de los recreos escolares como el bocadito Holanda, las galletas Manon, las figuritas de Sarah Kay y el vaso desplegable son parte de los lugares comunes del texto con el que la platea se siente identificada.

Durante una hora y media, Geretto interpreta a la perfección a esta maestra, con sus vicios típicos; los gritos, los retos y frases clásicas como “Reíte ahora, que a fin de año me voy a reír yo”. El clímax de la obra llega en el momento de reflexión con el reproche a la clase política y la educación como caballito de batalla para las campañas, la decepción de los maestros luego de 30 años de lucha, y esos ideales de la juventud que se adormecen con el tiempo.


La interacción con el público da paso a la improvisación, y la tensión dramática vuelve a su fase inicial de risas con una lección del Himno Nacional, y una desopilante coreografía de la maestra.

Lejos del recordado personaje de Antonio Gasalla, Juan Pablo Geretto creó con gran acierto a esta maestra neurótica, que tanto nos representa, y deja en claro su capacidad interpretativa y cómica, el correcto manejo del tiempo en escena, y el trabajo corporal y vocal que potencian un relato simple y efectivo.


Por: Lorena Misetich - Losandes.com.ar
Fotografìas: Alberto Carrera
Arreglos: Alberto Carrera

No hay comentarios:

LinkWithin