lunes, 17 de septiembre de 2012

LEYES Y CONCEPTOS DE LA NUEVA SEXUALIDAD

Nuevos conceptos y leyes revolucionaron la sexualidad.

En las últimas dos décadas se produjeron profundos cambios que revolucionaron la sexualidad modificando los conceptos de género, identidades sexuales, prácticas sexuales, la idea de deseo y placer, e imponiendo la necesidad de hablar, no de una sino de 'las sexualidades'.


Estas reconceptualizaciones trastocan la base de un modelo tradicional que encierra y estereotipa la idea de género, que parte de tomar a la heterosexualidad como la única forma válida y legítima de la unión amorosa y sexual.

"Uno de los cambios más importantes es la conceptualización de género, que se da a partir de los 90 y donde las feministas son las iniciadoras", dijo a Télam la psicóloga Graciela Siko, investigadora del Grupo de Estudios de las Sexualidades (GES) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


El nuevo modo de pensar el género "permite abrir algo que ya existía y no era aceptado porque se pensaba a la sexualidad como una forma binaria, mujer-hombre, heterosexualidad, y lo que no encajaba estaba mal, era enfermo", dijo la especialista.

Dentro de esta apertura y diversidad de pensamiento, "los genitales no definen el género, antes decíamos que sí, que definían el género, el deseo, la identidad y las prácticas sexuales", dijo Siko tras añadir que "ahora podemos hablar de una gama de posibilidades y eso está aceptado".


"Por eso no hablamos más de la sexualidad sino de las sexualidades", enfatizó Siko.

En este sentido, dijo que "uno puede decir por ejemplo que una persona, según su portación de género, es una mujer, pero no sabe cuáles son sus genitales ni prácticas ni su identificación sexual, y aunque se sigue dando por supuestas muchas de estas cuestiones, se empieza a ver que no hay nada de portable que defina el deseo y la identidad sexual".

No obstante, reconoció que las transformaciones culturales tan profundas se van produciendo en un tiempo considerable y en un permanente movimiento, y que hay resistencias, pero "la gran cantidad de cambios hace que los imaginarios sociales e individuales tengan que correrse".


En este marco, las leyes de matrimonio igualitario y de identidad de género aprobados recientemente en la Argentina, legitiman y ayudan a asentar la naturalidad de la diversidad sexual.

La especialista se refirió a los movimientos por los derechos de los varones gays surgidos en los `80 frente a los estragos del sida, en defensa de sus derechos, de tratamientos porque se morían, y contra la discriminación.


"La organización que se dio en ese momento es un antecedente para los movimientos posteriores por la diversidad, porque permitió visibilizar que los homosexuales son personas como el resto, que aman, forman familia y tienen proyectos", precisó.

"Esto también enriqueció, en forma inesperada, a la cultura en todo el mundo", destacó.

Asimismo, ubicó otro momento en la historia del siglo XX como de grandes cambios en la sexualidad, cuando aparecen en los años 50 las pastillas anticonceptivas, porque trajo libertad sexual al poder separar embarazo de práctica placentera, un fenómeno que se expandió a partir de los `60.


Por su parte, la sexóloga Diana Pietruszka, expresó en diálogo con Télam que actualmente es un momento de cambios en la sexualidad que "replantean ideas, prejuicios y comportamientos sexuales" y en este marco se refirió a los principales cambios de la sexualidad que se dieron en la historia.

Para la experta, "a partir de los `50 se empiezan a producir grandes cambios con nuevas formas de la sexualidad, de aceptación del placer en el hombre y en la mujer; aparecen los anticonceptivos; más tarde se empieza a aceptar la homosexualidad y en el último tiempo aparece el matrimonio homosexual", aseguró.


Pero Pietruszka se remonta aún a tiempos más lejanos para dar cuenta de otras épocas de libertad sexual y de grandes cambios.

Hay un punto de inflexión con respecto a "los parámetros sobre la sexualidad que se da con la religión judeo cristina, desde los inicios de la era cristiana", dijo.

La especialista señaló que "ahí se produce un gran cambio porque en la antigüedad había más amplitud, más aceptación de las diferencias sexuales; en todas las culturas era aceptada la homosexualidad y la iniciación de los púberes era diferente".


Precisó que con la religión judeo cristiana "la sexualidad se remite a la procreación, y todo lo que no tiene como fin dar vida no es aceptado".

En ese contexto, la homosexualidad, la masturbación, la penetración que no es por vía vaginal, el placer, no son tolerados porque el objetivo no es la procreación.

Lejos de aquellos inicios, esos preceptos rigieron las conductas humanas a lo largo de la era cristiana más allá de que la sexualidad fue y es un espacio tanto de resistencia y transgresión cuanto de sumisión y control social.

Pietruszka precisó que en las culturas antiguas el placer estaba permitido en todas sus formas, y que lo sexual estaba ligado a la fiesta religiosa, eran procesiones en honor a la fecundidad.

"En la era cristiana, la sexualidad queda totalmente desligada de la religión, y se inscribe únicamente en el matrimonio, pero no en sentido amplio de la sexualidad", aseguró.



POR: Marta Gordillo. TELAM.COM.AR
ARREGLOS: ALBERTO CARRERA


No hay comentarios:

LinkWithin