sábado, 5 de abril de 2014

La presidente Argentina Cristina Kirchner será hoy la madrina de bautismo de Umma Azul, hija de un matrimonio de mujeres Carina Villarroel y Soledad Ortiz. "Baptism and equality"

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aceptó el pedido de la ex policía Carina Villarroel y su esposa Soledad Ortiz para ser la madrina de su beba Umma, quien será bautizada este sábado en la Catedral de Córdoba por el párroco Carlos Varas.


"Estamos muy felices de poder bautizar a nuestra hija, que además va a tener una madrina de lujo como es nuestra Presidenta. Estamos en los últimos detalles para la celebración del bautismo de Umma Azul", contó a Télam Villaroel, cuya beba nació el 27 de enero de de este año.

La mujer, que fue cesanteada de la policía el pasado 25 de marzo tras negársele una licencia por maternidad, explicó: "Para nosotras es algo muy importante el bautismo y si bien mi esposa y yo no somos católicas practicantes, consideramos que nuestra hija merece ser bautizada".

En este sentido, reivindicó el hecho de que "la Iglesia haya aceptado bautizar" a su hija porque "significa que hay un cambio social a partir de la sanción de la ley del matrimonio igualitario".

"Por eso le pedimos a la Presidenta que sea la madrina de Umma, porque es una manera de decirle gracias a ella y al ex presidente Néstor Kirchner por esa ley que nos dio derechos", añadió.

El bautismo de Umma es el primer caso de madrinazgo presidencial por fuera del decreto del séptimo hijo y en la ceremonia, que se concretará en la Catedral cordobesa a las 10.30, Cristina estará representada por la edecán naval Claudia Fenocchio.

"Este bautismo es el único caso por fuera del decreto de madrinazgo presidencial que autoriza la figura para todos los séptimos hijos varones y mujeres", informó a Télam Nancy Esteche, directora del área de Madrinazgo presidencial.

Desde que asumió como Presidenta, Cristina se convirtió en madrina de 400 niños y niñas, y se prevé que para fin de año el total de bautismos alcance la cifra de 591, por el decreto 1416/09, que incluyó a las séptimas hijas mujeres, al modificar la norma anterior, que incluía sólo a varones.


César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA" destacó "esta decisión de la Presidenta de la Nación, de ser la madrina de Umma, porque estos actos son los que nos ayudan en nuestra lucha para enfrentar la discriminación por orientación sexual, expresión e identidad de género".

"Es también un nuevo motivo para recordar el premio dado el año pasado a Cristina Fernández de Kirchner por la International Lesbian, Gay, Bisexual, Trans and Intersex Association (ILGA) por los logros y el trabajo en pos de los derechos y la igualdad de las personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex".

En tanto, el vicario de la Pastoral Villera de Buenos Aires, Gustavo Carrara, destacó que "el Papa Francisco expresó hace unos días que la Iglesia no puede ser una aduana de la fe; esa es el espíritu evangélico: el de una iglesia cuya misión es recibir a todos con misericordia y bondad".

"Jesús invita a entrar al camino de la fe a todos y sobre todos a los niños", explicó el sacerdote y dijo "no poder asegurar  cuántos de estos niños fueron bautizados" pero sugirió no tomarlo como una novedad.

"No creo que lo sea. De todas maneras, aunque antes no se hubiera hecho o alguien no lo hubiera permitido, nunca una iglesia más abierta va en contra del espíritu del Evangelio".

Carrara recordó que "el bautismo no compromete sólo a los padres y padrinos a cuidar la fe de ese niño sino que es toda la comunidad cristiana la que se ofrece a cuidarlo a través de la educación, la escuela, el deporte, y todo lo que pueda ayudar a ese niño a crecer en la fe".

Para Nicolás Alessio, quien fue apartado de su función sacerdotal en 2013 por sus declaraciones en favor del matrimonio igualitario en Córdoba, "el bautismo es un sacramento que no se le niega a nadie, por eso no se trató de una actitud benevolente del arzobispo Carlos Ñañez".

Alessio, que sigue llevando adelante casamientos y bautismos, aclaró que éste "no es el primer caso" ya que él realizó "dos bautismos de niños de matrimonios del mismo sexo, sólo que no tuvieron tanta repercusión pública".


"La provincia de Córdoba nos dio una cachetada", dijo la mujer ex policía

Carina Villarroel, quien participará de la ceremonia de bautismo de su hija Umma junto a su esposa Soledad Ortiz en la Catedral de Córdoba, aseguró que "mientras desde el Gobierno Nacional nos dieron felicidad, la provincia nos dio una cachetada cuando el 25 de marzo me notificaron la baja automática de la policía de la provincia".

Villarroel precisó que las autoridades adujeron que "la baja fue por una falta gravísima, por abandono de servicio, lo que no es cierto, porque yo había solicitado la licencia por maternidad que me correspondìa según la ley nacional, pero en ese tema en la provincia como hay un vacío legal, optaron por no dármela".

Aclaró que los papeles solicitando la licencia "fueron presentados en tiempo y forma. Mi esposa, que los llevaba, tenía que aguantar actitudes agresivas y discriminatorias".

La mujer llevó adelante un reclamo ante la Policía de la provincia por la negativa a otorgarle la licencia por maternidad y por la medida adoptada por el Tribunal de Conducta Policial, que la suspendió en sus funciones argumentando que no se presentó a trabajar, por lo que su salario fue retenido hasta que se decidió echarla de la fuerza.

En ese sentido recordó que mientras estuvo suspendida "no me abonaron el 30 por ciento de mis haberes, tal como establece la ley, me retuvieron todo mi salario y dejaron a mi hija sin el sostén alimentario".

Consideró que se trató de un "acto discriminatorio y tampoco respetaron los tres meses de carencia de la obra social, dejando desprotegida a nuestra hija".

"Cuando nos casamos todos (incluidos los funcionarios) estuvieron para la foto, incluso (el gobernador José Manuel) de la Sota nos mandó un ramo de flores, y ahora me dejaron cesante".

En relación al bautismo, Nicolás Alessio, el sacerdote al que le fue retirado, en el año 2013, su estado clerical por parte del Vaticano por sus declaraciones en favor del matrimonio igualitario, señaló a Télam, que "antes que nada quiero aclarar que el arzobispo (Carlos Ñañez) no autorizó este bautismo, porque es un sacramento que no se le niega a nadie. No se trató de una actitud benevolente".

Consideró que el bautismo que se llevará a cabo en la Catedral "no significa ningún cambio por parte de la Iglesia, sino que se trata de una actitud proselitista para recuperar fieles, pero la cuestión de fondo no varió. Se trata de un cambio de estrategia".

Alessio también consideró como una actitud "discriminatoria" el pedido que Ñañez le hizo al párroco Varas, para que le trasmita a la pareja que tengan "especial atención" en la elección de los padrinos, a fin de que la niña "pueda crecer en la fe" católica.

Alessio que sigue llevando adelante casamientos y bautismos porque considera que si bien perdió su estado clerical sigue siendo un sacerdote, continúa impartiendo los sacramentos, aclaró que este "no es el primer caso, yo ya he realizado dos bautismos de niños de matrimonios del mismo sexo, solo que no tuvieron tanta repecusión pública".

El 25 de marzo el Tribunal de Conducta de la Policía cordobesa dispuso la cesantía de Villarroel "tras haber contabilizado 28 inasistencias injustificadas" durante el año pasado.

El titular del Tribunal, Martín Berrotarán, aseguró en este momento que "esto no está relacionado con su condición sexual, sino con sus inasistencias sin haber presentado, en tiempo y forma, los certificados médicos correspondientes".

Villarruel esgrime que todo se originó porque, desde la Jefatura de Policía, "nunca" le contestaron su pedido de licencia por maternidad, porque no sabía si le correspondían "los seis meses reconocidos a la madre gestante o los tres días que le corresponden al padre varón".

Por su parte, Estéban Paulón, de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans,(FALGBT) dijo a Télam que "además de las acciones judiciales, vamos a solicitar la semana próxima una reunión con el ministro de Gobierno y Seguridad de la provincia", Walter Eduardo Saieg.

"La  intención es plantearle la situación de Villarroel aunque sabemos de las actitudes lesbofóbicas de los funcionarios del gobierno de la Sota", advirtió.


Por: Telam.com.ar
Fotografìas: Web
Arreglos: Alberto Carrera

No hay comentarios:

LinkWithin